A lo largo de esta administración capitalina, un total de treinta y cinco policías han sido dados de baja de la corporación a través de los procedimientos de las Comisiones de Honor y Justicia y del Servicio profesional de Carrera, derivado de no presentar el examen de Control y Confianza, ausencias laborales y abusos de autoridad por parte de algunos elementos.

Alejandro Monreal Dávila, regidor presidente de la Comisión Permanente de Seguridad Pública, informó que en este momento se encuentran en proceso de audiencia de baja 12 elementos policiacos, cuyos procedimientos de seguimiento estarán concluyendo a finales del presente ejercicio.

Aunque comentó que alrededor de ochenta elementos policiacos fueron reportados anualmente ante las Comisiones correspondientes para emprenderles una investigación, de los cuales en el 15 o 20% se formaliza un procedimiento completo y de ahí se puede dividir en diversas sanciones como bajas definitivas, suspensiones o amonestaciones.

“En lo que va del año, se tiene el registro de cinco policías amonestados y alguno de los casos respondió a que no se sujetaron a los protocolos, y lo que la corporación busca es que todos los elementos sean parte de las soluciones, no de generación de controversias o conflictos”.

En entrevista con El Heraldo, el presidente regidor de la Comisión de Seguridad Pública comentó que las bajas acumuladas hasta ahora de policías es una cifra adecuada para un municipio que busca tener una corporación limpia, es un señal permanente de depuración de elementos no aptos y que nadie tiene concesiones. De los 35 policías dados de baja, ocho son mujeres.

Respecto a los policías que por diversas razones no presentaron su examen de control y confianza, dijo que hay 58 elementos en espera de ser reevaluados y por ende no se les ha emprendido ningún procedimiento de baja de la corporación.