Con un registro diario de dos a tres reportes de violencia familiar, el secretario de Seguridad Pública Municipal, Antonio Martínez Romo, informó que del total de casos acumulados, el 50 o 60% se relaciona con el consumo de bebidas embriagantes o de sustancias psicoactivas.

Lamentó que los hechos de violencia es un asunto común de todos los días en la ciudad capital y que exige la intervención de la corporación policiaca, derivado de riñas, lesiones, disturbios, propiciado por la mamá hacia los hijos o bien porque los hijos agreden a sus madres, motivo por el cual son detenidos por una falta administrativa para alejarlos del seno del hogar.

“La denuncia de estos sucesos se acrecienta tras la difusión y el trabajo de concientización que se realiza por diversas instituciones, pero es una realidad permanente y acontece con regularidad en la zona oriente y sur citadina, por lo que los presuntos responsables se concentran en Justicia Municipal o ante el Ministerio Publico”.

FRUSTRACIÓN DE SUICIDIOS. Por otro lado, informó que este año se han atendido a 248 personas con ideación suicida y en el año anterior se acumuló una cifra de 450 casos. El protocolo policiaco para intervenir en estas situaciones se encuentra definido y los elementos que participan hacen sentir un clima de confianza con la persona en crisis, a fin de protegerla y que desista de la autoinmolación.

El comandante Antonio Martínez Romo señaló que se tienen casos de éxito al lograr que el presuicida escuche al policía, ahí no se aplica la estrategia de la fuerza policial, sino de generar un contacto de confianza y escucha, y luego se les canaliza a un servicio médico y ante trabajo social de Justicia Municipal, un centro de asistencia o al Hospital Neurosiquiátrico.

No obstante, reconoció la reincidencia o atención de personas con ideación de autoinmolación por dos o tres veces, por lo que ahí es necesaria la intervención de otras instancias para apoyar a esos seres humanos en crisis.