Arely Sánchez
Agencia Reforma

CDMX.- Durante 10 meses, el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) no ha pagado a los distribuidores de medicamentos y acumula una deuda de 2 mil millones de pesos.
Carlos Ramos, director ejecutivo de Asociación Nacional de Distribuidores de Insumos para la Salud (ANDIS), expuso que es un atraso nunca antes visto.
“(El ISSSTE) tiene un saldo vencido este año por mil 414 millones de pesos, que sumados a la entregas solicitadas en el mes de junio de 2018 acumularán 2 mil millones de pesos. Lo más grave es eso: que a pesar del adeudo que tienen continúan solicitando medicamento”, denunció.
“Los adeudos suman más de 10 meses de antigüedad. Y en lo que va del año no se han pagado ninguno de los pedidos correspondientes al 2018”, agregó.
Aseguró que en general, el organismo se tarda un máximo de 90 días en pagar y existe preocupación en el sector porque la deuda siga creciendo justo cuando se está cambiando el Gobierno federal.
Expuso que entre mayo y junio de este año el ISSSTE liquidó el adeudo que arrastró a lo largo del 2017 y que sumó casi mil 500 millones de pesos.
“Aunque de eso todavía quedan alrededor de 31 millones de pesos pendientes”, detalló.
El director de la ANDIS reveló que hasta el momento el Instituto no ha dado una respuesta oficial a los miembros de la asociación sobre la razón de los atrasos.
“El ISSSTE solía hacer pagos en tiempo y si había retrasos no eran mayores a 90 días. Ahora acumulamos 300 días de retraso”, insistió.
Manifestó que la falta de pago del ISSSTE pone en riesgo la viabilidad financiera de las empresas, pero no detalló el nombre de las afectadas.
La ANDIS tiene 13 agremiados y representa a distribuidores como Cominsa (Comercializadora de Insumos para la Salud), CPI Comercializadora de Productos Institucionales y Farmacéuticos Maypo, entre otras.
“(El ISSSTE) es un cliente que representa hasta 19 por ciento de los más de 38 mil millones de pesos que significa la venta consolidada, es un cliente muy relevante y los retrasos que ha tenido en verdad han puesto en jaque al sector”, puntualizó.
Carlos Ramos aseveró que además de la falta de apertura del Instituto, donde los miembros de la ANDIS sólo han tenido una reunión con funcionarios de bajo nivel desde que comenzaron a acumularse los adeudos, alarma el incremento en el volumen de los pedidos de medicamentos que ha seguido solicitando.
“Lo solicitado para junio de este 2018 es 50 por ciento por arriba del promedio de los pedidos. Es decir, el ISSSTE mantiene abastecidas sus farmacias con un promedio de 98 por ciento. Nos preocupa que ese abasto es a costa de los distribuidores porque siguen pidiendo sin pagar. Lo preocupante es que la deuda sigue acelerándose justo previo al cambio en el Gobierno federal”, insistió.
El ISSSTE no respondió solicitudes de información.