Iris Velázquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Autoridades de la UNAM señalaron que los encapuchados que atacaron el jueves la Torre de Rectoría tenían preparación profesional y respondían a estrategias paramilitares.
«Decimos que son grupos que tienen una formación profesional porque lo mismo en la agresión del 3 de septiembre, que en la de ayer (jueves), es evidente que cuentan con un entrenamiento.
«Saben incluso qué tipo de instrumento se utiliza para vulnerar ciertas áreas; detrás del aparente desorden están bien organizados», expuso en conferencia en Ciudad Universitaria, Leonardo Lomelí Vanegas, secretario general de la Universidad.
Aseguró que personal de seguridad de la UNAM incluso observó códigos de comunicación entre los vándalos.
«Personas que pudieron ver la agresión a cierta distancia nos confirmaban que intercambiaban señales tanto con bocinas, como con silbatos. Entonces sí se dio una orden dentro del aparente caos, y hay además un entrenamiento que incluye la posibilidad de una vez que se dispersan (puedan) cambiarse rápidamente de ropa y quitarse las capuchas», detalló.
En tanto, Néstor Martínez, director de Comunicación Social, señaló que los agresores respondían a estrategias paramilitares y apuntó que la institución utilizó la palabra «comando» para referirse a los jóvenes debido a la organización observada.
«Es una organización perfectamente estudiada y que responde más a estrategias paramilitares que a ataques improvisados de parte de miembros ajenos a la Universidad», manifestó.
A su vez, la titular de la Oficina de la Abogacía General, Mónica González, informó que se abrieron dos carpetas de investigación por robo con violencia y daño a la propiedad, una en la Procuraduría de la Ciudad de México y la otra en la Fiscalía General de la República.
Por otro lado, los funcionarios descartaron medidas extraordinarias para garantizar la seguridad de la comunidad universitaria y del Rector Enrique Graue tras las amenazas de muerte expresadas por los encapuchados durante la manifestación.
«El Rector va a seguir acudiendo a las ceremonias y a todos los eventos que tienen lugar en el campus universitario, porque además el doctor no tiene ningún temor de la comunidad universitaria», afirmó Lomelí Vanegas.

‘Daño enorme’
Sobre la reparación al mural de David Alfaro Siqueiros vandalizado, el secretario general apunto que se valoran las afectaciones.
«Tenemos que saber qué tipo de pintura se usó, en consecuencia, cuál será la técnica que se usará para restaurar el mural y poder determinar el costo», señaló.
«Creo que independiente entre costo económico, el daño moral es muy grande. La reacción de los estudiantes que estaban cerca y que comenzaron a gritar hizo evidente la indignación que sintieron y yo creo que fue parte de la provocación, lo mismo que la quema de la bandera».