Rolando Herrera
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 05-Jul-2019 .-Las protestas de los agentes federales que se resisten a ser transferidos a la Guardia Nacional han sido instigadas por el ex Presidente Felipe Calderón, acusó ayer Alfonso Durazo, Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana (SSyPC).
En conferencia, la segunda que da tras el estallido de la crisis, el funcionario dijo que quien había abandonado a la institución y echado mano de los militares ahora se rasga las vestiduras ante las acciones del nuevo Gobierno.
«No es casual que hace unos momentos uno de los propios representantes de los inconformes de la Policía Federal solicitara que Felipe Calderón fuera nada menos que su representante sindical», señaló.
El ex Presidente Calderón, en cuyo sexenio se creó la Policía Federal fusionando a la entonces PFP y la Agencia Federal de Investigación (AFI), escribió el miércoles pasado en su cuenta de Twitter que si la PF «se echó a perder» para qué la quiere el Presidente López Obrador en la Guardia Nacional.
«Dicho escenario (de inconformidad) ha sido aprovechado por críticos sistemáticos del Gobierno», arremetió Durazo.
La Policía Federal, agregó, durante años enquistó la corrupción, y las resistencias que se han observado también han sido azuzadas por quiénes se han beneficiado de esos actos ilegales.
«Fue evidente que algunos líderes visibles del movimiento no son integrantes de la institución, son personas ligadas a los grupos de interés que han usufructuado contratos millonarios en la compra de gasolinas no utilizada, en la compra de tecnología, entre muchos otros», acusó.
En 2015, informó Durazo, la corporación compró un sistema de inteligencia denominado «RAFAEL», que fue adquirido en 2 mil 458 millones de pesos, cantidad que representa cuatro veces el valor real que tiene en el mercado.
«Esta contratación se realizó a través de la partida 33701 de gastos de seguridad pública y nacional, sin asegurar las mejores condiciones para el Estado, violando los procedimientos establecidos en la norma, provocando pagos en demasía y quedando un adeudo por mil 300 millones de pesos aproximadamente», dijo.

Acusan a líder de plagiario
Uno de los representantes de los policías federales, Ignacio Benavente Torres, fue sentenciado por secuestro y cumplió su condena en el Cefereso de Matamoros, reveló ayer la SSP.
«El señor fue sentenciado por el delito de secuestro (…) Ese es uno de los elementos a quienes los medios de comunicación dieron un despliegue el día de ayer», indicó Durazo.
En sus redes sociales, Benavente exhibe una fotografía que se tomó con el Presidente López Obrador, durante un acto en Chetumal, el pasado 24 de febrero.