Autoridades sanitarias miden con distinto rasero los consultorios, señaló Enrique Ávalos Carrasco, presidente de la Sociedad Nacional de Medicina General, pues mientras las normativas son laxas para instituciones como IMSS e ISSSTE, así como para las consultas médicas que se han habilitado en diversas farmacias, a quienes ejercen la medicina privada les exigen que cumplan con muchos lineamientos.
Detalló que muchos de los consultorios de las farmacias no cumplen con diversas normativas, como lineamientos de higiene, pues se encuentran cerca avenidas principales, donde abundan los contaminantes, además, sus dimensiones son muy reducidas, y en consecuencia no le pueden dar una atención adecuada a los pacientes.
Ávalos Carrasco comentó que las normativas para estos establecimientos deberían ser más estrictas, pues ante la saturación en las instituciones de salud, además de los bajos ingresos de la población que les impiden tener acceso a la medicina privada, ha ido en aumento el número de personas que acuden a recibir atención en los consultorios de las farmacias.
Pese a lo anterior, los consultorios de farmacias se siguen popularizando, y sin embargo, a la par de que su número se incrementa, las autoridades sanitarias deberían endurecer sus inspecciones para que estos espacios cumplan con las normativas.
Para concluir, el presidente de la Sociedad Nacional de Medicina General sostuvo que el problema no son los profesionales de la salud que atienden en estos lugares, sino los espacios, ya que los médicos que ahí laboran suelen ser recién egresados o jubilados, quienes tienen conocimientos en medicina general.