La familia, las instituciones educativas y religiosas y los gobiernos estatal y municipal deben unir esfuerzos para combatir el pandillerismo infantil que crece en distintos rumbos de la ciudad capital, pero no con medidas punitivas sino con acciones que además de ir en su beneficio resulten atractivas.
Por años se ha centrado la atención en los jóvenes que forman bandas para “defender” su territorio y drogarse y que luego pasan a ser parte de grupos delincuenciales que los utilizan para la venta y distribución de estupefacientes, por lo que varios terminan en la cárcel o en el panteón.
Aunque siempre han existido los pandilleros, hoy el problema se torna más grave ya que son niños y niñas entre nueve y trece años que se reúnen para hacer “maldades”, que van desde insultar o agredir a los vecinos hasta asaltar a transeúntes y cometer robos en las casas, y como parte de sus “diversiones” se dedican a arrojar piedras a los vehículos que pasan bajo los puentes.
Habrá quien catalogue su actitud como pecadillos propios de la edad, sin comprender que la impunidad con que actúan es el primer paso para que con el tiempo se conviertan en maleantes, ya que han perdido el temor a ser castigados.
En lo que va del año la policía municipal ha llevado a cabo 800 detenciones de menores (de 12 y 13 años principalmente), de acuerdo al informe que presentó el director de Justicia Municipal, Carlos España Martínez, lo que significa un promedio de 100 por mes.
El fondo del problema radica en que los padres de familia actúan de manera displicente e incluso se ofenden cuando un vecino se queja por lo que le hicieron sus hijos. Hay colonias en que niños y niñas deambulan hasta once de la noche sin que exista el menor interés de sus allegados para obligarlos a que ingresen al hogar.
Por naturaleza, en el núcleo familiar se aprende a estar en convivencia con los demás, pero si el padre o la madre, o ambos, los dejan que “jueguen” en la calle sin saber lo que hacen es darles elementos para que conozcan experiencias que por su edad no les alcanza para comprender el daño que a futuro puede acarrearles.
De ninguna manera se trata de que estén siempre en casa, porque la sobreprotección perjudica su desarrollo y los impulsa a volverse adictos a la televisión, la internet y el teléfono móvil, sino hay que dejarlos que se reúnan con sus amistades en algún lugar público y que sea por un determinado tiempo, en que los mayores sepan dónde están y qué hacen.
Niños y niñas que dedican su tiempo libre a molestar a los demás son candidatos a pandilleros, ya que pierden el miedo a la policía y si son aprehendidos de inmediato los padres van por ellos, quejándose de que fueron objeto de una detención arbitraria.
Es el camino que recorrieron los jóvenes que hoy se drogan y a los que no les importa insultar y golpear a sus padres o liarse a golpes con sus hermanos, quienes tardíamente lamentan la actitud, sin entender que pocos años antes tuvieron en sus manos haber evitado que se llegara a esa situación.
Si el mayor anhelo de los padres es ver crecer a sus hijos en un ambiente sano para que sean personas de provecho, en ellos está guiarlos y cuidar que no se desvíen del camino, en tanto que el sector educativo puede hacer mucho para alcanzar ese objetivo al vigilar el comportamiento de los alumnos.
En el medio eclesial hay muchas formas de atraer la atención de los niños y jóvenes, lo mismo que el gobierno del estado y los municipios, sea a nivel cultural, deportivo y recreativo, en que puedan desarrollar todo su potencial en aprender y saber valorar lo que está a su alcance.
Aunque parezca chocante decirlo, pero al hacerlo es ayudar a forjar el porvenir, que en lo inmaterial está su solidez.

MES DEL TESTAMENTO

Septiembre se escogió por las autoridades federales y estatales y el gremio de los fedatarios para que un mayor número de ciudadanos lleven a cabo su testamento, que lo convierte en la mejor herramienta para evitar problemas entre los herederos.
Se ofrece un trámite accesible, fácil y económico, por lo que no puede haber pretexto alguno para que no se dicte, y el cual puede convertirse en el mejor legado que deje la persona al fallecer, ya que de su propia voluntad y en pleno uso de sus facultades mentales decide qué le corresponde a cada uno de sus beneficiarios.
Dentro del proceso que tiene lugar se reiteró la petición del Colegio de Notarios de Aguascalientes, en voz de su presidente Luis Perales de León, para que se modifique el Código Civil y ya no sea necesaria la presentación de testigos al momento de realizar el protocolo.
En principio los testigos ofrecen una mayor certeza sobre la autenticidad de un testamento, sin embargo Perales de León consideró que en ocasiones favorecen la manipulación cuando alguno de los posibles herederos no resulta beneficiado y puede decir que no estuvo presente en la lectura del escrito, con lo que el testamento deja de tener validez y provoca abrir juicios que no deberían haberse dado.
A lo anterior cabría agregar que pese a la secrecía que obliga un acto de esta naturaleza, hay testigos que llegan a informar anticipadamente a algún beneficiario sobre el contenido, por lo que antes de que el notario convoque para dar a conocer el tenor hay problemas entre los legatarios.
También se han registrado situaciones que parecen arrancadas de una película, como el de la señora invidente que no sabía escribir, que al encontrarse en estado agónico uno de los hijos aprovechó que estaba únicamente él a su lado para tomarle la mano y pusiera la huella digital en un escrito que llevaba, en el que le dejaba todos los bienes que recibió de su esposo, sólo que antes de que lograra su objetivo entró otro de los hijos y un sobrino y evitaron la bribonada que estuvo a punto de cometerse.
Los notarios esperan que el Poder Ejecutivo del Estado presente la iniciativa ante el Congreso, o que éste de mutuo propio la haga, de manera que basta con que el escribano formule el testamento para que tenga legalidad.
Ahora bien, es preferible disponer el testamento cuando se está en plenitud y no hacerlo hasta que se encuentra en etapa terminal, porque tal vez ya no tenga tiempo (nadie sabe el día ni la hora, cita la Biblia). Si en septiembre se puede realizar y a un costo menor de lo acostumbrado, nada mejor que aprovechar esta campaña. Hacerlo no es “invocar” a la muerte, como tontamente se dice, por el contrario, es vivir el período que quede de vida sin mayores problemas ya que con anticipación arregló todos los asuntos, principalmente los que tienen que ver con la familia, que más allá de la desaparición física del testador debe permanecer unida y él puede ayudar a lograrlo.

LENTITUD EN EL APOYO

Desde la semana pasada el tema principal en Aguascalientes es sobre los graves daños que han dejado los huracanes en poblados de Oaxaca, Chiapas, Veracruz y Baja California Sur, entre otros estados. Pese a la urgencia que tienen los damnificados de víveres, ropa y para el aseo personal hay muy poca información sobre los lugares en que funcionarían los centros de acopio, como los que hubo en 1985 en la plaza de armas, en la Cruz Roja, los templos, las instituciones de educación superior y clubes de servicio. Lo único que se ha comentado es que se pueden hacer depósitos en cuentas bancarias que expresamente fueron abiertas para tal fin, por lo que es necesario aplicarse para que lo material también se recaude.

¡Participa con tu opinión!