Actores en el escenario y ante lo desconocido en “Nassim”

CDMX.- Irene Azuela aceptó una vez más experimentar el “vértigo” de enfrentarse a lo desconocido sobre el escenario, pero ahora lo hará acompañada del dramaturgo iraní Nassim Soleimanpour que viene a México para presentar su obra “Nassim”, en el Teatro Silvia Pinal a partir del 19 de junio.
“Una de las cosas que más vértigo da es el hecho de estar sola en el escenario con el texto en mis manos, tener la presencia y el apoyo de él en escena me va a quitar un poco esa sensación, siempre compartir el escenario es más reconfortante”, dijo.
En 2016 llegó a México la obra “Conejo blanco, conejo rojo”, autoría de Nassim Soleimanpour, en ella él intentaba llegar al mayor número de espectadores a través del teatro, porque no podía salir de su país, ya que se negó a hacer el servicio militar.
La particularidad de este montaje es que los actores conocían el texto hasta el momento mismo de dar función, sin ensayos y sin poder ver la obra previamente, y el público no podía revelar nada después de verla, lo mismo pasará con “Nassim”.
“Conejo blanco, conejo rojo fue un suceso en México y ante los ojos de Nassim y su equipo, es de los países que mejor le fue y estaban sorprendidos con el éxito, ahora será como un reencuentro con los actores que lo conocieron sin estar en el mismo espacio físico, teniendo una comunión a en el escenario”, explicó el productor José Manuel López Velarde.
El también director explicó que otro de los desafíos será el idioma, porque Nassim actualmente vive en Alemania y por lo tanto escribe en alemán e inglés, “el viaje que él está haciendo por el mundo, porque él va a todas partes para ser parte de la obra, tiene que ver justo con los puentes y los abismos que se tienen que librar entre dos lenguas diferentes”.
Debido a que el dramaturgo es elemento fundamental en este montaje, no habrá posibilidad de extender esta experiencia más allá de los seis días que tendrá en el Teatro Silvia Pinal, en los cuales contarán con la presencia de Irene Azuela abriendo, Cecilia Suárez, Ludwika Paleta, Claudia Álvarez, Mónica Huarte, Ana Brenda Contreras, Chumel Torres, Diana Bracho y cerrando el 24 de junio Ana Serradilla, todos ellos experimentaron el montaje anterior.
“Se trata de una obra muy inusual, extraordinaria, por el simple hecho de ser un dramaturgo que está queriendo llegar a una audiencia que no necesariamente él conoce, está rompiendo las barreras y es una experiencia que me parece muy interesante”, declaró Irene.
José Manuel López Velarde señaló que esto podría ser el primer paso para una colaboración permanente con el escritor iraní y La Teatrería como casa productora. (EL UNIVERSAL)

¡Participa con tu opinión!