Un presunto distribuidor de enervantes que operaba en el municipio de Jesús María, fue ultimado por al menos cuatro certeros impactos provocados por arma de fuego. Las primeras versiones indican que la víctima respondía al nombre de Arturo, alias “El Caníbal”, quien tenía poco tiempo de haber obtenido de su libertad.
Según se logró conocer, la ejecución de “El Caníbal” se registró en un lote baldío ubicado en calles del fraccionamiento Chicahuales. De acuerdo a testigos, cuatro sujetos fueron los agresores, iban uniformados con camisas tipo polo, además de portar chalecos antibalas y equipo táctico.
Posterior al ataque, presumiblemente escaparon a bordo de un auto Seat y un Malibú, en color gris y rojo respectivamente, con rumbo al Tecnológico de Monterrey y luego por San Ignacio, aunque después se les detectó por la salida a Calvillo. A pesar de que se activó un impresionante operativo, no fue posible la detención de los presuntos responsables.
Al lugar acudieron elementos estatales y preventivos, así como personal del Servicio Médico Forense, quienes finalmente se encargaron del levantamiento del cuerpo. Se logró conocer, que el ahora difunto, estuvo recluido en el Cereso desde el mes de marzo del 2015, cuando fue detenido por agentes de la Policía Ministerial del Estado con varios envoltorios con cocaína en piedra.