Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Alcalde de Valle de Chalco, Francisco Tenorio Contreras, fue víctima de un atentado que hasta anoche lo tenía al borde de la muerte.
Un joven, al que subió a su camioneta tras un evento en el fraccionamiento Geovillas de la Asunción, le disparó en la cabeza, y la bala le perforó el lado izquierdo y salió por el lado derecho.
Fuentes ministeriales revelaron que las líneas de investigación son la negativa a pagar cobro de piso al crimen organizado, venganzas por la captura de operadores del Cártel de Tláhuac y/o amenazas de ex policías despedidos por ligas con la delincuencia.
En conferencia, el Fiscal del Estado de México, Alejandro Gómez, relató que alrededor de las 11:00 horas el presidente municipal acudió a un evento.
Varias personas se acercaron al Edil entre ellos dos jóvenes que le pidieron tomarse una fotografía.
Al retirarse en su camioneta, con su chofer y su secretario particular, se encontraron con uno de los jóvenes, que le pidió un aventón.
«El muchacho les dijo que si era posible que lo pudieran dejar en una calle aledaña, el presidente señaló que no, que iban a continuar derecho», detalló el Fiscal.
«Es cuando este muchacho saca de entre sus ropas un arma de fuego y dispara, primero contra el secretario particular, y luego contra el presidente», añadió.
El secretario particular recibió un disparo en la mandíbula, pero se encuentra estable.
El agresor, de unos 20 años de edad, bajó de la camioneta y corrió a un auto negro que ya lo esperaba.
El Alcalde fue ingresado al Hospital Regional de Alta Especialidad Ixtapaluca, donde anoche lo reportaban grave y con pronóstico reservado.
Tanto Tenorio como su antecesor, el perredista Ramón Montalvo, fueron amenazados para obligarlos a pagar una «cuota» mensual a cambio de no generar violencia en el Municipio.
En febrero, Tenorio denunció amenazas del Cártel de Tláhuac, tras la captura de uno de sus operadores, identificado como «El Mayín».
El 20 de octubre, policías estatales detuvieron en Ixtapaluca a cuatro integrantes de ese Cártel, entre ellos «El Escorpión», supuesto líder que tenía su bastión en Valle de Chalco.
Con información de Liliana Espitia, Dzohara Limón, Benito Jiménez y Alejandro León