Claudia Guerrero 
Agencia Reforma

CDMX.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que acepta todas las críticas a su política de seguridad, pero no cambiará la estrategia porque no quiere afectar a los ciudadanos.

«Sí hay diferencias, es un cambio de paradigma, no es la guerra, es enfrentar de otra forma.

«A esto le llaman cobardía, falta de pantalones, de carácter, humillación, acepto todo, prefiero esto que esto (señala cifras), quiero tener mi conciencia tranquila, quiero dormir en paz y no poner en riesgo la vida de los mexicanos y no quiero que hasta daños colaterales, no quiero que se afecte a los ciudadanos, esta política no va a cambiar», afirmó en conferencia matutina.

El mandatario insistió en que el 80 por ciento de su estrategia es el bienestar y el 20 por ciento restante es no permitir la corrupción en los asuntos de seguridad pública.

«¿Qué es lo que consideramos fundamental? Lo tengo que repetir aunque parezca disco rayado, que haya bienestar en la población. Para vivir en paz se necesita que haya bienestar, eso representa un 80 por ciento de todas las acciones destinadas a vivir en paz, sin violencia, el 80 por ciento es bienestar. ¿Qué es bienestar? Estar bien.

«El 20 por ciento restante es no permitir la corrupción en los asuntos de seguridad pública, la coordinación, la perseverancia, que no haya impunidad que no se vincule la delincuencia con la autoridad, que se controle el contrabando de armas, en fin, una serie de acciones», refirió.

El tabasqueño consideró que, a pesar del operativo en Culiacán, los ciudadanos respaldan la política de seguridad porque confían en su Gobierno.

«¿Qué se ha logrado? Que la gente tenga confianza en nuestra estrategia, no lo digo yo, lo dice la última encuesta del Inegi, que pasó de noche, donde hay una participación distinta.

«Se dirá que la encuesta se levantó antes de lo de Culiacán, yo les diría que aún con lo de Culiacán la gente nos respalda y nos sigue teniendo confianza», agregó desde Palacio Nacional.