El Heraldo de Aguascalientes

Aceptan reducir uso de plástico en Chiapas

Reducir, e incluso, evitar el consumo de plásticos desechables es el compromiso que adoptaron 11 comercios adheridos al movimiento contra este material en San Cristóbal de las Casas, Chiapas.
Ante la preocupación por el crecimiento del uso y los daños que provoca en la fauna marina, un grupo de 20 voluntarios consiguió que los comercios abandonen la utilización de bolsas, platos, vasos, utensilios, popotes y otros instrumentos plásticos de un solo uso.
“El 90 por ciento de especies marinas tienen plástico en su cuerpo y en los últimos cinco años ha aumentado 56 por ciento el consumo de plástico en México”, alertó Marisol Jiménez, coordinadora de Greenpeace en Chiapas.
Desde el 1 de octubre los voluntarios invitaron a los comerciantes a reemplazar el material con papel y tela como parte de la campaña #YoSinPlásticos.
“Me importa mucho reparar los daños que hemos causado (al medio ambiente)”, expresó Liliana Gomez, una estudiante voluntaria.
“Antes no se consumían tantos plásticos. No son una necesidad, nos la hemos creado. Antes se utilizaban productos menos contaminantes, por ejemplo jícaras. Ahora se consume en botellas o en bolsas”.
Durante la época de lluvia, entre julio y septiembre, relató, el centro y andadores comerciales de San Cristóbal se llenan de plástico, que obstruye el sistema de coladeras.
“Toda esta avalancha plástica estancada es la causante de inundaciones que antes no se vivían”, lamentó.
Los comerciantes comparten el animo por minimizar su huella en el ambiente.
“Quiero hacerle el menor daño posible a la madre tierra”, comentó Manuel Morales, dueño de la tienda Popol Nah.
También reportan beneficios económicos.
“Ahorro 30 por ciento (del costo por empaquetar) al cambiar plástico por papel”, aseguró Pedro Ico, dueño de la panadería Roots, que motiva a sus clientes a rechazar el material.
“Regalamos tela para que no consuman plásticos. También queremos reducir el consumo de papel, pues aunque es degradable, se gasta mucho”, agregó.
Los comerciantes incluso han convencido a sus proveedores de cambiar sus empaques.
“Hemos platicado con nuestros proveedores para que cambien sus bolsas de plástico por bolsas de cartón”, destacó Morales, cuya tienda vende jabones envueltos en hoja de maíz, bolsas de corteza de árbol y rellena envases con miel a granel.
La campaña impulsada por Greenpeace fue presentada el 20 de octubre.
“Solamente el 9 por ciento del plástico que nosotros consumimos es reciclado, el 12 por ciento se incinera y el resto va a dar al mar o a rellenos sanitarios”, advirtió Pablo Ramírez, coordinador nacional de voluntarios de la agrupación.
La cifra motivó a la organización a promover la campaña.
“Queremos incidir en políticas públicas y lograr que todo México esté libre de plástico”, indicó Jiménez.
Hasta el momento, cerca de 500 voluntarios se han unido a la iniciativa abierta a todo público, que suma 49 comercios en 19 ciudades del país.