TIJUANA, B. C.- Con la misión de recuperar el brillo que lo consagró como uno de los torneos más importantes de la región, comienza hoy la edición 60ª del Abierto Mexicano de Golf.
El Club Campestre de Tijuana recibe, por segundo año consecutivo, al certamen avalado por el PGA Tour Latinoamérica, en donde una avanzada de 30 mexicanos buscará imponerse para que el trofeo se quede en el país.
Y para el tapatío Álvaro Ortiz representa una importante oportunidad toda vez que disputará por primera vez un torneo como profesional en suelo mexicano, en apenas su tercera participación en un torneo del golf de paga.
«Me siento sólido para ya comenzar el Abierto, he vivido unas semanas increíbles, la experiencia de debutar como profesional, jugar en el PGA Tour, competir junto a tantas estrellas es algo que te marca.
«Estoy jugando muy buen golf durante estos días, me enfoqué en trabajar muy fuerte con mi swing y mentalmente, por lo que siento que estoy llegando en un punto alto y eso me tiene emocionado de poder salir esta semana y competir por el trofeo», comentó Ortiz a CANCHA.
Ortiz, quien terminó en el lugar 36 al disputar el Masters de Augusta, se muestra ambicioso ante las expectativas generadas por su participación en tierras tijuanenses.
«No me gusta ser de los favoritos porque generalmente el favorito no gana», bromeó, «me enfoco en competir y gozar la oportunidad de jugar en mi país en apenas mi tercera salida como profesional, por lo que estoy pensando en ganar y ambiciono mucho más».
El menor de los Ortiz, hermano de Carlos, actual miembro del PGA Tour, tomará la salida junto con el tijuanense Alejandro Favela y el chileno Mark Tullo. (Willebaldo Nava/Agencia Reforma)