Juan Raúl Rivera Gil
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.- Necaxa se metió al Estadio Jalisco para derrotar al Atlas, llegar a 24 unidades, amanecer en tercer lugar general y casi asegurar un puesto en la Liguilla.
La escuadra de Memo Vázquez no tiene reflectores, pero sí un futbol práctico que los tiene muy cerca de clasificar.
Los Zorros sabían que no tenían margen de error, y fallaron justo en un momento clave de este Clausura 2019. Tras la derrota, la Liguilla otra vez se ve muy, muy lejana, pues si quieren un acceso le tendrían que ganar al líder León, al Pachuca y a los Rayados, además de esperar una combinación de resultados.
El Atlas no generó ocasiones de gol. El tanto de Anderson Santamaría para el descuento llegó en la recta final, pero no influyó en nada.
Por el Necaxa, anotaron Santiago González al minuto 26′, tras una buena jugada colectiva que evidenció el desorden defensivo; luego, el ex atlista Daniel Álvarez marcó el segundo al minuto 70.
Hubo abucheos al finalizar el partido. El técnico Leandro Cufré despertó las expectativas, pero de nuevo cayeron los Zorros en ese vaivén que cansa, desalienta y frustra a la Fiel.
El árbitro Óscar Mejía expulsó a Cufré en la recta final y así, sin rumbo y solitario se vio el Atlas, sin su técnico y sin ideas para, al menos, vender cara una derrota.
Mientras que al Necaxa le basta un triunfo para superar los míticos 26 puntos, esos con los que nadie se ha quedado sin Liguilla en la era de los Torneos Cortos.