Staff
Agencia Reforma

RÍO BRAVO, Tamaulipas 28-Ago.- Un hombre que era perseguido por un grupo armado se metió ayer con todo y camioneta blindada hasta la recepción de la Presidencia Municipal de Río Bravo, en donde los pistoleros continuaron disparando, sin que se reportaran heridos.
Los hechos ocurrieron alrededor de las 10:30 horas cuando, entre ráfagas de metralletas, la camioneta Cheyenne 2017, placas WN 65085, conducida por Carlos Castillo Pérez tumbó la puerta de cristal del Palacio Municipal, entró a la antesala y quedó a un metro de chocar contra la pared de la recepción y las ventanillas de tesorería, donde afortunadamente no había usuarios.
Antes de impactarse contra la sede del Gobierno municipal, el conductor chocó a un vehículo compacto color gris.
Tras el choque, los pistoleros que lo perseguían continuaron tirando balazos desde otra camioneta y provocaron daños a los ventanales de la segunda planta y fachada del edificio, para después escapar en al menos dos vehículos.
Agentes de seguridad de la Presidencia Municipal sometieron al conductor de la Cheyenne, quien intentó huir a pie.
Castillo exigió que lo liberaran y se identificó como funcionario de la Dirección de Comercialización de la Secretaría de Desarrollo Rural del Estado.
Sin embargo, funcionarios de la dependencia aclararon que Castillo no labora en el Gobierno estatal, pero su madre sí, aunque es ajena a los hechos.
Durante la mañana se se registraron balaceras en la zona que movilizaron a las fuerzas federales y estatales que habían llegado a la Alcaldía para brindar auxilio.
La Vocería de Seguridad Pública Estatal informó que en los hechos ocurridos en la Presidencia Municipal no hubo muertos ni heridos y que el conductor quedó detenido.
Por la tarde, el Alcalde Juan Diego Guajardo, quien no se encontraba en el Palacio Municipal al momento de la balacera, informó a través de un video que no hubo empleados municipales o ciudadanos heridos y que hoy reanudan actividades normales.