Jesús Eduardo Martín Jáuregui, presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), presentó ayer en el Palacio Legislativo su último informe al frente de este organismo, donde recapituló las acciones de difusión de la cultura de estas garantías y la procuración de los mismos en el estado.

Dijo que la respuesta violenta de la policía local está documentada por la CEDH, pues algunos de sus elementos realizaron conductas de castigo ejemplar, disuasivo y trascendental, provocando lesiones que dejan secuelas permanentes en personas con antecedentes penales de robo y adicciones.

Indicó además que ante “esta conducta salvaje, que pasa por supuesto como tortura, se requirió la acción enérgica de esta Comisión, apoyada en la CNDH y la ONU, con la finalidad de que no se siguieran dando esos hechos y de obtener el castigo de los responsables”; añadió que una respuesta fue el cese de mandos en la Policía Municipal, y que al tratarse de delitos graves, será la Fiscalía Estatal quien deberá determinar la consignación de los responsables.

En otros temas, Martín Jaúregui sostuvo que el estado de Aguascalientes padece de un proceso de agudización en las conductas delictivas, con delitos como robos y asaltos, los cuales son perpetrados en su mayoría por adictos, quienes tienen necesidad de conseguir el dinero para satisfacer su adicción.

Afirmó que las adicciones son la principal causa de la proliferación de la delincuencia, y ante ello, “es un hecho incontrovertible que carecemos en el país de políticas públicas para atender el grave problema de las adicciones, pues la acción gubernativa lo ha considerado como un problema de seguridad nacional, cuando en su origen es un problema de salud pública”.

Finalmente, Martín Jáuregui sostuvo que combatir en exclusiva las capas protectoras, sin llegar al núcleo que origina la violencia, sólo está perpetuando este problema, toda vez que su combate militar ni lo ha disminuido ni lo ha debilitado, por ello, es necesario cambiar el paradigma y atender la causa de este tipo de delincuencia, que se origina en la adicción a sustancias.

¡Participa con tu opinión!