La violencia de género en relaciones de pareja o laborales, son las quejas más recurrentes que atiende el Observatorio de Violencia Social y de Género de Aguascalientes, señaló su coordinadora, Mariana Ávila Montejano, quien reconoció que lamentablemente el 80% de las personas que son objeto de violencia, desisten de iniciar un proceso, ante la falta de cultura de la denuncia y ante la cotidiana impunidad.
“Acompañamientos nosotros llevamos 79 en el Observatorio, pero de estos tenemos que ver si las personas están en el proceso de llevarlo a lo penal o si lo que buscan es acompañamiento de otro tipo. Podemos decir que han llegado más de 200 casos al Observatorio y de éstos, nada más la mitad decide iniciar un proceso, los otros se quedan en no, porque se desaniman, no hay motivación para seguir los procesos porque hay casos tan largos que mejor desisten”.
La activista social señaló a El Heraldo que la problemática de la violencia va a continuar, mientras no haya una política pública de prevención que permita erradicar estereotipos, roles y paradigmas, así como las violencias en los espacios más cotidianos, aunado a las ridículas sentencias que en ocasiones emiten los jueces, cuando se trata de violencia de género.
“Esto sigue reproduciéndose, e incluso se fortalecen los distintos tipos de violencias. Cuando obtienes una sentencia es de risa, por una violación 5 u 8 años, por un feminicidio 18 años y nos dicen, les fue bien, porque a la mayoría les dan 10 u 12 años. No garantiza en nada que las personas estén encerradas de por vida, pero sí manda un mensaje para la sociedad el que se tengan sentencias de este tipo”.
Asimismo, lamentó también el hecho de que no se esté cumpliendo con la real reeducación en los Ceresos, lo cual se refleja en que hay muchos agresores o infractores que constantemente entran y salen de los centros de reclusión. De ahí que llamó a las autoridades a no caer más en la simulación y hacer un trabajo real interdisciplinario e institucional.

¡Participa con tu opinión!