El obispo y seis sacerdotes más quedan absueltos de presunta injerencia en el pasado proceso electoral.
Ayer, el secretario canciller de la Diócesis local, Daniel Escobedo Torres, dio lectura al Comunicado de la Conferencia del Episcopado Mexicano, sobre el que se da a conocer el procedimiento administrativo sancionador favorablemente para el Obispo José María de la Torre Martín.
Precisó que el pasado 15 de diciembre del 2016, la Dirección General de Asociaciones Religiosas de la Secretaría de Gobernación, inició un procedimiento administrativo sancionador en contra de Monseñor de la Torre, por supuesta infracción a lo dispuesto en el Artículo 29, Fracción I, de la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público, relacionado con el proceso electoral 2015-2016 en el Estado de Aguascalientes.
El pasado 8 de enero, la Subsecretaría de Población, Migración y Asuntos Religiosos de la SEGOB resolvió que la Carta Pastoral emitida por el purpurado, con motivo de las elecciones del 5 de junio del 2016, no constituye infracción al citado artículo, ya que no incitó al voto ni a favor ni en contra de candidatos, partidos y asociación política alguna.
La resolución dictada da por concluido el asunto. En el mismo comunicado se insiste a los obispos del país, la difusión de los Lineamientos para la prevención de sanciones administrativas y penales para ministros de culto en materia electoral, aprobados en la CIV Asamblea Ordinaria de la CEM, así como recordar la firma del “Programa de trabajo en materia de capacitación, difusión y divulgación para prevenir la comisión de delitos electorales y fomento a la participación Ciudadana, entre la CEM y la Fepade”.
En cuanto a los seis sacerdotes denunciados localmente, también fueron absueltos; se trata de José de Jesús María González Martín del Campo, Jesús Estrada Avelar, Casimiro Serna, Juan Carlos Reyes, Porfirio Galindo y José González Muñoz.
El Vicario General, Javier Cruz Muñoz, reiteró que el clero se limita a fomentar la participación ciudadana, con un voto razonado, mas nunca en favor de determinado candidato o partido político, y esa mística prevalecerá en las próximas elecciones.