El Heraldo de Aguascalientes

Abre la puerta la PGR a Javier Duarte

Abel Barajas
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Ahora, Javier Duarte tiene puerta abierta para salir de la cárcel.
La Procuraduría General de la República retiró anoche el delito de delincuencia organizada en su contra y lo reclasificó por el de asociación delictuosa.
Esto significa que el ex Gobernador veracruzano, preso desde julio de 2017, podría obtener en el mediano plazo su libertad provisional, ya que el nuevo ilícito no considera la prisión preventiva oficiosa.
Al presentar formalmente la acusación ante un juez federal en contra el ex Mandatario estatal, la PGR conservó sólo uno de los dos delitos de la imputación original: el de operaciones con recursos de procedencia ilícita, coloquialmente conocido como lavado de dinero. Además de acusarlo de asociación delictuosa.
Duarte no quedaría libre de inmediato debido a que tiene decretada la prisión preventiva justificada por el lavado de dinero, además de enfrentar dos procesos que se le siguen en el fuero común de Veracruz.
Sin embargo, a partir de ahora puede litigar para reclasificar la medida cautelar impuesta y en unos meses llevar sus procesos en libertad provisional.
La acusación de la PGR deriva de la extracción de recursos del erario de Veracruz a través de una red de empresas “factureras”.
La Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delitos Federales (SEIDF) presentó su escrito de acusación y datos de prueba con los que pretende llevar a juicio al ex Gobernador veracruzano, preso desde el 17 de julio de 2017 en el Reclusorio Norte.
El juez ahora acordará la fecha de una audiencia intermedia en la que habrá de debatirse la legalidad de cada una de las pruebas para un eventual juicio, audiencia que conforme a la norma debe llevarse a cabo en un plazo de 30 a 40 días naturales, con una prórroga máxima de 10 días.
Por lo pronto, conforme al Código Nacional de Procedimientos Penales, la acusación será notificada a la Secretaría de Hacienda, en su calidad de víctima u ofendido.
Una vez que se dé por enterada, la dependencia federal tendrá 3 días para solicitar por escrito la corrección de cualquier vicio formal que detecte en la acusación de la PGR y presentar sus propios datos de prueba ante el juez.
La PGR además espera varios informes bancarios que solicitó a Suiza sobre Duarte desde septiembre de 2017 y de los cuales se desconocen los montos.
Si Duarte impugna alguna o varias de las pruebas de la PGR, la audiencia intermedia se pospondría hasta que se resuelvan sus recursos legales, lo que podría llevar meses.