David Reynoso Rivera Río

La abogacía es una de las profesiones más completas y nobles; sin embargo, la mala praxis y el ejercicio indebido por parte de algunos abogados, han llevado a la sociedad a tener un concepto un tanto cuanto inadecuado de los abogados en el país. En términos generales, los abogados somos los primeros guardianes y promotores del Estado de Derecho, por lo que se requiere que los abogados en ejercicio de sus funciones y los propios abogados en ciernes logren sensibilizar día con día, la importancia en la probidad de la profesión.

El día de hoy, se ha desplegado en todo el territorio nacional la recién creada plataforma informática denominada: Abogacía Ética, a través de la cual se pretende difundir un estándar ético para ejercer la abogacía que se resume en diez puntos. El aludido decálogo podrá ser firmado por los abogados que deseen comprometerse con una práctica profesional ética e incluye como objetivos el no cometer ni tolerar prácticas de corrupción de manera directa y/o indirecta; el no solicitar o aceptar beneficios propios o para terceros, lo cual conlleva a no ofrecer, entregar o prometer dinero o cualquier otro tipo de beneficio a servidores públicos, o bien la elusión de obligaciones o requisitos en la obtención de permisos, concesiones o contratos.

Aunado a ello, el decálogo plantea la idea de promover la actuación íntegra entre colegas y colaboradores, subordinados y servidores públicos con los que interactúen en el desempeño de sus labores profesionales. Se pretende de igual manera evitar la simulación de conductas que retrasen la resolución de asuntos y más bien, fomentar una comunicación oportuna y diligente entre los propios colegas, clientes y autoridades. Destaca entre todo, la promoción de la cultura de la denuncia ante las autoridades competentes frente a cualquier conducta de servidores públicos, colegas o proveedores de servicios que viole los principios éticos del ejercicio profesional.

Más allá del decálogo, se trata de una plataforma que permita identificar a todos los abogados del país que estén comprometidos con el bien del país y que además permita a la sociedad en general, conocer mediante la plataforma si algún abogado se encuentra sujeto a dichos principios éticos. Extiendo mi más amplia felicitación al Comité de Participación Ciudadana del Sistema Nacional Anticorrupción, así como a los propios Comités de Participación Ciudadana en los estados, el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM y los tres principales Colegios Nacionales de Abogados que conforman el Consejo General de la Abogacía, por difundir la plataforma, siendo que de igual manera me permito exhortar a todos mis colegas abogados para que se sumen a esta gran iniciativa a través del siguiente enlace: https://abogacia.firmamex.com/.

Sin duda, Abogacía Ética representa un paso más en el fortalecimiento del combate a la corrupción desde la sociedad civil y un paso más en la consolidación del anhelado Estado de Derecho, esperemos logre tener un impacto positivo y pueda pronto permear en otros sectores de la población. Agradezco el favor de su lectura y les deseo un excelente fin de semana.

davidreynoso40@hotmail.com

@davidrrr