Cecilia de Santos Velasco
El Heraldo

En el Ayuntamiento de Aguascalientes se contabilizan actualmente noventa fraccionamientos sin municipalizar y otros 96 asentamientos humanos irregulares, donde se requiere un trabajo interinstitucional para ponerlos en orden, con el compromiso de regularizarse por parte de los pobladores y también de entregarlos con los servicios pertinentes y adecuados por parte de los desarrolladores, señaló el titular de la Sedum, Adrián Castillo Serna.
Aseveró que a la mayoría de estos espacios habitacionales se les asiste por humanismo al ofrecerles los servicios básicos como el agua potable, aunque en el caso de los desarrolladores se les ponen candados en el sentido de que paguen el costo del agua, pero normalmente buscan municipalizar para que se individualicen las cuentas a los habitantes de las casas.
“Es un hecho que la gente desperdicia más el agua potable cuando no le cuesta que cuando paga por ella. Por esa razón urge solucionar una variedad de casos que requieren de paciencia, compromiso y voluntad por las partes involucradas, ya que existen fraccionamientos con 16 años de antigüedad sin municipalizar”.
Comentó que en algunos casos se trabaja para localizar a los propios dueños de esos fraccionamientos y hasta el momento se registran avances en algunos de ellos, luego de la quiebra de una empresa o del fallecimiento de los dueños, dejando muchos imponderables que requieren atención, como el desarrollo de Asturias, ubicado hacia la salida a San Luis Potosí.
Asimismo, el funcionario precisó que existen fraccionamientos sin municipalizar desde su creación hace 16 años, aunque por solidaridad humana se ha procedido a la mediomunicipalización, prestando los servicios de limpia, alumbrado público, reforestación, obra pública como banquetas, servicios de tránsito con el tema de la señalética, y de agua con la CCAPAMA.
“En cada fraccionamiento con desarrollador intervienen siete áreas municipales y no se puede municipalizar si alguna de ellas está faltando de cumplir por parte del creador de ese proyecto habitacional”, indicó.
Finalmente, Adrián Castillo Serna mencionó que el mobiliario que se canaliza a los fraccionamientos sin municipalizar suele ser aquel que se saca de otros lugares por estar en malas condiciones, y al ser lo único disponible en un momento es lo que se envía a esos sitios para prestar el servicio de limpia y evitar que se genere fauna nociva alrededor del lugar.