En el municipio de Lagos de Moreno, Jalisco, fueron encontrados dos pequeñitos abandonados en el interior de una camioneta desvalijada.
La oportuna intervención de los policías preventivos municipales de Lagos de Moreno evitó que los dos niños murieran de frío, ya que presentaban síntomas de hipotermia al momento de ser rescatados.
Aparentemente, los papás de los dos niños estaban viviendo en la misma camioneta, ya que se encontraron restos de comida, entre otros artículos personales.
Los dos pequeñitos de aproximadamente 8 meses y 2 años de edad, respectivamente, fueron trasladados para valoración al Hospital Regional de Lagos de Moreno y posteriormente quedaron bajo custodia del DIF Municipal.
Los hechos se registraron durante la madrugada del miércoles, cuando policías preventivos de Lagos de Moreno realizaban labores de vigilancia en la colonia La Ladera Chica.
Al circular la unidad policiaca por la calle González Gallo, los oficiales detectaron que en un terreno baldío se encontraba en aparente abandono una camioneta Chevrolet Suburban, color negro y sin placas de circulación, la cual presentaba huellas de desvalijamiento.
Al presumirse que contaba con reporte de robo, los policías preventivos fueron a investigar y en ese momento descubrieron en el interior a dos niños, uno de ellos de aproximadamente 8 meses de nacido y el otro de dos años.
Ambos pequeñitos presentaban signos de hipotermia, debido al frío que se registró por esa zona durante la madrugada del miércoles.
Al no detectar a ninguna persona adulta, se procedió al aseguramiento de los niños y se solicitó una ambulancia a fin de que fueran revisados.
Se estableció que ambos niños no presentaban huellas de violencia y lesiones, pero se determinó trasladarlos al Hospital Regional de Lagos de Moreno, para una revisión más exhaustiva.
Se desconocían las identidades de los padres y el motivo por el cual lo dejaron abandonados en ese lugar, aunque se presume que estaban utilizando esa camioneta abandonada para vivir, ya que incluso las ventanillas que carecían de cristales, las tenían cubiertas con prendas de vestir y cartón.