Durante el primer bimestre del año la industria de la construcción ocupó a catorce mil personas en promedio y se mantiene activa al 90% de la capacidad instalada en la entidad, informó Luis Francisco Romero David.
El presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) dijo que el arranque de diversos proyectos de obra pública, así como el impulso a infraestructura del sector privado, permitieron tener un buen muy inicio de año.
Asimismo, la expectativa para el resto del 2018, pese a ser año electoral, es prometedora y está conjuntando construcción de planes de los tres niveles de Gobierno, así como un amplio programa de obra privada que mantiene al sector trabajando a tambor batiente.
En entrevista, explicó que en los dos primeros meses del año la industria de la construcción logró registrar activos poco más de catorce mil empleos directos formales, pero el impacto de esto implica que haya gente ocupada en más de cuarenta ramas indirectas de la obra.
“En este contexto algo muy valioso es que la gran mayoría de la obra la está ejecutando el sector local, lo cual mantiene en este momento ocupado a 9 de cada 10 empresas constructoras y contratistas del estado”, agregó.
El resto tiene altas expectativas de trabajo, pero es un grupo de empresas que encuentra en los programas de obra pública su mejor opción para ocuparse, de tal manera que en breve estará también activándose una vez que se ha presentado ya el programa 2018 del Gobierno Estatal, al cual seguramente se incorporarán vía sus licitaciones públicas.
Romero David recordó que además la obra pública no ha cesado, pues al cierre del 2017 se entregaron algunos proyectos y apenas una o dos semanas después, en cuanto inició el año en curso se pusieron en marcha otros más como son los pasos a desnivel, nuevas etapas del distribuidor vial de la Carretera 45 norte, entre otras.
Por su parte el sector privado está construyendo en este momento al menos 8 hoteles nuevos en la ciudad, algunos ya con avances significativos como el ubicado a la altura de la Universidad Panamericana; asimismo, retomó los planes de centros comerciales y está por iniciar una cantidad importante de naves industriales que el año pasado quedaron en suspenso, pero ya se les dio continuidad.
“Es una profusa oferta de edificación de infraestructura de servicios y al sector le significa ocupación importante, pero sobre todo impacta en que miles tienen trabajo y en conjunto se ratifica la industria de la construcción como uno de los ejes torales de la economía estatal”.

¡Participa con tu opinión!