Karla Ortega
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Quienes conocieron la Quinta Avenida hace 25 años cuentan que la emblemática calle de Playa del Carmen era apenas un camino de terracería del antaño pueblo pescador.
Así lo recuerda Renzo, cuya pizzería -de los pocos lugares originales que quedan- ha sobrevivido a huracanes, como Wilma en 2005, y también a su solidaridad, ya que fue, quizá el único local, que no cerró después de los estragos causados por este fenómeno natural y regalaba comida a todo aquel que la necesitara.
“Llegaba descalzo a su pizzería, sin un peso, y Renzo me alimentaba”, relata ahora un exitoso hombre de negocios que prefiere guardar el anonimato.
Sobreviviente a distintos desastres naturales, lo cierto es que Playa del Carmen ya no es más un pueblo pescador y la Quinta Avenida se ha transformado a lo largo de estos años.
Para muchos, el corazón de la Riviera Maya es sinónimo de fiestas hasta la madrugada en algún bar de la Quinta Avenida o en un club de playa, en donde, año con año, todo sigue igual.
Sin embargo, llegan viajeros de todas partes del mundo para conectarse con un movimiento alejado del bullicio que representa el centro de Playa, ahora una ciudad en la que deben tomarse precauciones como en cualquier otra. Estos arriban para hospedarse en fraccionamientos privados como Playacar para darle continuidad a un estilo de vida y practicar el “slow travel”.
Para ello, se requiere un guía que conozca las costumbres mexicanas, y no sólo la de los turistas. Tal es el caso del Concierge Diego, quien es administrador de casas en Playacar, certificado por la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios en Playa del Carmen.
¿Cuáles son los rincones secretos en los que se puede practicar “slow travel” en Playa?
“Dentro de Playacar hay un lugar para desayunar que se llama Vista Real. El buffet cuesta 50 pesos, es de 7 a 11 de la mañana y tiene una vista increíble a la laguna. Es un de los lugares predilectos.
“Las clases de yoga en una escuela de niños que se llama El Árbol, ubicada dentro del fraccionamiento, cuestan 150 pesos para los turistas y tienen todo tipo de clases en la mañana y en la tarde.
“Y tenemos una panadería francesa que se llama La Brioche de Playa, para todo tipo de antojos”, comparte.
Ver los tonos rosados que adquiere el cielo al atardecer desde una piscina privada, en la que sólo hay palmeras alrededor, mientras un chef privado cocina desde un asado hasta cocina molecular, hace considerar un viaje a esta localidad, lejos de las multitudes, para reconectar con el auténtico viajero y no ser otro turista más.

Guía Práctica
Cómo llegar
Desde la Ciudad de México, Aeroméxico, Interjet, Magnicharters, VivaAerobus y Volaris vuelan directo a Cancún. Playa del Carmen se encuentra aproximadamente a una hora desde el aeropuerto de Cancún.

Dónde dormir
Casa No. 7 del Condominio Rioja, dentro del fraccionamiento Playacar, es una casa de 300 metros cuadrados con jardín privado y acceso directo a la alberca. Las tarifas van desde 3 mil hasta 7 mil pesos por noche y la capacidad máxima es para 11 personas.

Dónde comer
Hotel Iberostar Quetzal Playacar invita a relajarse entre sus senderos de selva en los que está inmerso. El Day Pass Todo Incluido, que incluye bebidas y comidas, así como acceso a sus piscinas, cuesta mil 226 pesos por persona.

Más información
conciergediego.com
www.iberostar.com/hoteles/riviera-maya/iberostar-quetzal

Tres terrazas para relajarse en Playa
Puro Beach
Dentro del The Fives Downtown Hotel, esta terraza se distingue por ser la más relajada de Playa del Carmen. No requiere reserva anticipada.
Consumo mínimo: 750 pesos por persona.
Avenida 10 & Calle 2, Centro.
Horario: Viernes y sábados de 9:00 a 23:00 horas. Domingos de 9:00 a 21:00 horas.

Deck 5 Pool and Skybar
Dentro del hotel The Carmen, cuenta con una piscina borde infinito frente al Mar Caribe.
Consumo mínimo: de lunes a jueves 300 pesos para mujeres y hombres, y de viernes a domingo, sólo se incrementa para hombres a 500 pesos.
Calle 8 Norte No. 876, Centro.
Horario: de viernes de 9:00 a 23:00 horas, y de lunes a jueves de 9:00 a 21:00 horas.

Live Aqua Rooftop Bar
Dentro del Hotel Live Aqua Boutique Resort, se caracteriza por ser sólo para adultos y encontrarse en plena Quinta Avenida.
Consumo mínimo: el pase Day All Inclusive cuesta mil 610 pesos, incluye alimentos y bebidas.
Quinta Avenida esquina con Calle 32, Centro.
Horario: de 8:00 a 23:00 horas.