José de Jesús López de Lara

Ya fueron trasladados al Cereso para Varones “Aguascalientes”, dos de los encargados del centro de rehabilitación “Tu Última Oportunidad”, que se ubica en el municipio de San Francisco de los Romo y quienes están involucrados en el brutal crimen de uno de los internos en dicho anexo.
Ambos fueron puestos a disposición del Juez de Control y Juicio Oral Penal, con sede en el municipio de Pabellón de Arteaga, tras ser señalados como imputados en el delito de homicidio doloso calificado con las agravantes de premeditación, ventaja y brutal ferocidad.
Las investigaciones realizadas por agentes del Grupo Exterior “Pabellón de Arteaga” de la PME, permitieron establecer que los ahora detenidos torturaron y le provocaron una brutal muerte al joven Luis Israel, alias “El Tambuco”, de 19 años, quien vivió en el municipio de Rincón de Romos.
Se estableció que el móvil del crimen, fue porque la víctima tiró la comida que le habían preparado.
Y como advertencia para el resto de los internos, lo torturaron brutalmente hasta provocarle la muerte.
Quienes fueron detenidos en cumplimiento a órdenes de aprehensión giradas en su contra, son los imputados Heriberto, alias “El Padrino”, de 27 años y Omar Ulises, alias “El Muletas”, de 39 años.
Como se informó en esta misma sección policiaca, el pasado sábado por la madrugada, arribaron al Centro de Salud del ISSEA ubicado en el fraccionamiento San José del Barranco, en el municipio de San Francisco de los Romo, tres personas del sexo masculino que viajaban a bordo de una camioneta Chevrolet S-10 pick up, color azul y placas de circulación del estado de San Luis Potosí.
Estas personas dejaron a la entrada a un joven inconsciente, que estaba desnudo y con visibles golpes en diferentes partes del cuerpo. Los médicos lo ingresaron de inmediato al área de choque, donde confirmaron que ya había muerto.
Tras un operativo que se llevó a cabo, policías preventivos de San Francisco de los Romo y policías estatales lograron la captura de tres sospechosos, entre ellos Heriberto, alias “El Padrino” y Omar Ulises, alias “El Muletas”.
Los detenidos fueron trasladados al edificio de la Dirección General de Atención Especializada de la FGE, donde rindieron su declaración ante el agente del Ministerio Público de Hospitales.
Asimismo, agentes del Grupo Exterior “Pabellón de Arteaga” de la PME se dirigieron al centro de rehabilitación “Tu Última Oportunidad”, que se ubica en San Francisco de los Romo, donde interrogaron a todos los internos con relación a la muerte de Luis Israel, alias “El Tambuco”.
De esta forma se estableció que el sábado por la tarde, cuando llegó la hora de comer, “El Tambuco” dijo que no quería la comida y tiró el alimento que le habían preparado.
Ya por la noche llegaron al anexo los encargados Omar Ulises, alias “El Muletas” y Heriberto, alias “El Padrino”, siendo informados por el cocinero lo que había pasado al momento de darles la comida.
Lo anterior provocó el enojo de dichos sujetos, quienes mandaron llamar a Luis Israel y lo llevaron al patio del anexo.
Entonces, ordenaron que todos los demás internos se dirigieran al patio y una vez que los formaron, les dijeron que lo que iban a ver, era para que nadie tirara la comida.
En ese momento observaron que obligaron a “El Tambuco” que se quitara toda la ropa y luego lo hincaron, al tiempo que le colocaban unos aros policiacos (esposas) en sus manos.
Posteriormente, ante la mirada de todos los internos, los dos sujetos comenzaron a golpearlo brutalmente con pies y puños, así como una muleta que utiliza Omar Ulises para poder caminar.
Cuando parecía que el castigo ya había terminado, enseguida lo esposaron también de los pies y le pusieron un trapo en la boca y le cubrieron la cabeza con un pasamontañas.
Enseguida le colocaron una cuerda que pasaba entre los aros de los pies y de las manos, y luego comenzaron a jalar violentamente, provocando que el cuerpo de “El Tambuco” se levantara y provocándole la estrangulación.
También, de una cubeta que contenía agua se la vaciaron en la cara, al tiempo que continuaban golpeándolo.
Según narraron los testigos, la tortura se prolongó por espacio de 20 minutos, tiempo durante el cual Luis Israel gritaba pidiendo auxilio, pero nadie lo pudo ayudar ya que estaban amenazados por los ahora detenidos, que si alguien se acercaba le iba a pasar lo mismo.
Cuando finalmente observaron que el interno quedaba tirado en el suelo inconsciente, de inmediato le quitaron las esposas, el pasamontañas y la camisa que le pusieron en la boca.
Debido a que tanto “El Muletas” como “El Padrino” se asustaron, decidieron trasladarlo al Centro de Salud del ISSEA. Pero una vez que se enteraron que ya había muerto, se asustaron y decidieron escapar.
Cabe destacar, que una vez que los médicos forenses realizaron la necropsia a la víctima, se determinó que la causa de su muerte fue una asfixia por estrangulación armada y asfixia por obstrucción de las vías aéreas superior e inferior por líquido (agua).
Con respecto al tercer sospechoso detenido, identificado como Juan Carlos, de 19 años, a éste se le dejó en libertad, toda vez que fue obligado por los ahora detenidos de llevarlos en la camioneta al Centro de Salud del ISSEA.

¡Participa con tu opinión!