En medio de las turbulencias que provoca el estancamiento económico y la violencia extrema que impacta a varias entidades del país, Aguascalientes mantiene el ritmo de crecimiento, por lo que se espera que de entrada habrá cerca de 2,500 nuevos empleos como resultado de la alianza de los estados del Centro-Occidente.

Al considerar altamente benéfico este acuerdo, el secretario general de la Federación de Trabajadores de Aguascalientes, José Alfredo González, dijo que la decisión del gobernador Martín Orozco Sandoval de impulsar ese programa ha sido determinante para que se mantenga al alza el ritmo de evolución empresarial, tanto a nivel local como nacional e internacional, y por ende en nuevos puestos de trabajo.

Añadió que en otras partes de México buscan imitar el modelo regional Centro-Occidente, al observar que en poco tiempo ya da resultados tangibles y en donde cada entidad pone su mayor esfuerzo para alcanzar las metas fijadas.

Se espera que en el curso de 2020 arriben nuevas compañías, que aseguran, el personal recibirá un ingreso superior al promedio profesional, lo que será un atractivo para los jóvenes que egresen de las universidades y tecnológicos al tener aquí oportunidades de ocupación y con buen nivel.

Estableció que es de sobra conocido que la economía del país cerró 2019 con cero crecimiento y que uno de los sectores más perjudicados fue el de la construcción, que a su vez es de los principales motores del comercio y la industria, por lo que al no haber inversión pública federal propició el estancamiento.

Se ha insistido sobre la urgencia que la Federación destine los recursos necesarios para reactivar el aparato productivo, pero hasta la fecha sólo hay promesas y compromisos que mientras no se materialicen alienta la preocupación de casi todos los sectores.

El máximo líder obrero de la entidad consideró que sólo queda seguir adelante mediante acciones locales y regionales, lo que ha demostrado que es el mejor camino para atraer nuevas inversiones y ampliar las existentes y que se traduzcan en más empleos, con lo que se da respuesta a los jóvenes que se incorporan al mercado del trabajo, sea como profesionistas, técnicos o de operarios.

Insistió que la única vía para lograr la recuperación de México es la inversión, para ello se debe tomar como ejemplo varios países asiáticos que tienen el doble de inversión que la zona latinoamericana, por lo que se requiere desplegar invención e integrar nuevos métodos.

La meta es alcanzar un niveles óptimos de desarrollo económico y buena productividad, con lo que habrá un crecimiento sostenido, en lo cual todos los sectores deben estar enfocados ya que de su resultado dependerá el avance de la entidad y es aquí, reiteró el dirigente, en donde la alianza regional tiene una razón fundamental que debe contar con el apoyo incondicional, ya que ha justificado ser el camino que debe seguirse para crecer.

FALSAS EXPECTATIVAS

Es una práctica común en las dirigencias sindicales que ante la próxima revisión de los contractivos colectivos anuncien que exigirían un aumento salarial de 15, 18 y hasta 20% y a final de cuentas no rebasa el 4% global.

Es una situación que en primer lugar genera ilusión y después decepción y el rechazo lógico a una participación decida en las tareas gremiales, ya que los trabajadores se consideran traicionados por sus líderes, que por su parte no aclaran el porqué de ese descenso tan drásticos en las pretensiones.

Es preferible informar a la asamblea las condiciones financieras en que se encuentra la empresa y cuál tiene que ser la propuesta de incremento que debe llevarse a la mesa de negociaciones, de manera que todos estén conscientes que se luchará por alcanzar ese objetivo.

En la relación obrero-patronal tiene que operar la cordura para llevar a buen puerto la firma del documento contractual. Por una parte, el propietario del negocio o sus representantes deben estar conscientes que un trabajador satisfecho con la paga rendirá más y será un fiel defensor de las políticas de la empresa, al mismo tiempo que el empleado sabrá corresponder con mayor esfuerzo a esa respuesta que recibe.

Por regla general el trabajador conoce bien cuando al negocio le va bien o que está en dificultades, por lo que una y otra parte no se pueden engañar. Si el patrón afirma que no puede elevar los salarios o lo hace de manera mínima, pese a que el crecimiento del negocio es palpable, tendrá personal que reflexiva o involuntariamente no rinda lo que de él se espera, en tanto, el trabajador que pretende ganar más de lo que la organización puede otorgar puede empujar a un deterioro económico que obligará a reducir el número de trabajadores.

Todo en su justo medio, por lo que no hay que crear esperanzas irreales a la hora de tratar la mejora salarial. Hablar con la verdad es la mejor vía para conservar la unidad en los sindicatos, lo que debe reflexionarse antes de propalar que si no les otorgan lo que exigen habrá paros y hasta amenazan de huelga, que a final de cuentas nada se eso sucede ya que aceptan lo que de antemano se sabía.

Desde hace varios años ha sido común que se otorgue entre 3.4 y 3.7% de aumento directo al salario y 2% a las prestaciones, que reduce entre 50 y 75% de lo que se había cacareado y aunque en la mayoría de las agrupaciones hay un control para evitar que les reclamen, una forma de vengarse es no acudir a las reuniones o hacerlo de manera pasiva, situación que luego se traslada a los centros de trabajo en detrimento de la productividad.

Es un encadenamiento de situaciones que es necesario cuidar para que no se registre y la única manera de conseguirlo es respetar y apoyar los derechos que le corresponde a cada quien, en lo que tienen la palabra patrones y líderes sindicales.

VER PARA CREER

A Santo Tomás se le atribuye las palabras “Ver para creer”, por lo que hasta que “vio, creyó”, señala la Biblia, lo que bien podría aplicarse ante la promesa del secretario del Ayuntamiento de Aguascalientes, Gerardo Beltrán, que se procederá con mayor firmeza contra los “saca-borrachos”. Desde que María Canica andaba por este mundo se escuchaba que habría mano dura contra el personal de seguridad privadas y “cadeneros” que trabajan en antros, restaurantes y cotos privados. Hay un número elevado de empresas que ofrecen ese tipo de servicio, sin que el contratante conozca si tienen experiencia para manejar situaciones de riesgo, principalmente con personas alcoholizadas. Las denuncias se suceden por la forma de actuar, ya que la regla general es darle una serie de mamporrazos, luego dejarlos tirados en la vía pública y que en ocasiones terminen en el hospital. Cuando los responsables presienten que se les pasó la mano ponen tierra de por medio, en tanto la empresa que los envió y el negocio en que trabajaban se niegan a asumir cualquier responsabilidad. Han pasado dos meses desde que Beltrán lanzó la amenaza y hasta ahora no hay una sola acción de la Dirección de Reglamentos, que lo más lejos que llega cuando se suscita un pleito en alguno de esos lugares es clausurarlo por uno o dos días y eso para poder cobrar la multa, que por cierto no es nada barata, por lo que siguen los abusos de quienes se creen policías y por lo mismo pueden actuar a su libre albedrío. Aún se está en espera que el funcionario informe si ya terminaron de analizar jurídicamente qué procede en el caso de la persona que fue agredida y encontrada inconsciente afuera un antro ubicado en el segundo anillo al sudeste de la ciudad, lo cual ocurrió hace varios meses. Asimismo, la dependencia a su cargo continúa estudiando las estrategias a seguir, aunque en un deslinde de responsabilidades dijo que el control de las compañías de seguridad privada es facultad del gobierno del estado. Ciertamente, Santo Tomás citó que mientras no viera en las manos de Cristo la señal de los clavos no creería.