Viajar en barco ya no es un plan sólo para adultos mayores. A lo largo de 2018, poco más de 27 millones de viajeros harán un crucero, estima la Asociación Internacional de Líneas de Crucero (CLIA, por sus siglas en inglés), muchos de ellos jóvenes.
Así que, más allá de proponer el disfrute de restaurantes, tiendas, spas, espectáculos y tecnología de punta a bordo, ahora las navieras desarrollan cruceros con aventura, inmersiones culturales y hasta volunturismo.
Los viajeros quieren experiencias y esta tendencia ha ido en aumento, dice Paola Prieto, asesora Virtuoso de la agencia International Travel Group (ITG).
En busca de vivencias únicas, muchos eligen barcos de expedición con capacidad para apenas 100 pasajeros que llegan a sitios remotos, donde el lujo es admirar animales endémicos en su hábitat e ir en compañía de naturalistas, glaciólogos, historiadores y fotógrafos.
“Vas realmente con gente que se ha dedicado toda su vida a explorar y a salvar estos lugares”, destaca la experta.
Algunas compañías líderes en este tipo de cruceros son Silversea, Lindblad Expeditions en colaboración con National Geographic y Quark Expeditions, que navegan en la Antártida, el Ártico, Groenlandia o las Islas Galápagos.
Los cruceros de expedición también atraen a quienes se preocupan por hacer viajes sustentables: la mayoría reciclan, emplean insumos locales y su capacidad de pasajeros no incentiva el turismo masivo.
A nivel global, la tendencia es viajar a destinos de bajas temperaturas, reporta la CLIA. Y en México ha aumentado el interés por itinerarios que incluyen Canadá y Alaska, señala la asesora de ITG.
“Los tours no están tan de descanso; son para gente que quiera caminar y escalar”, cuenta Gabriela Briones, una mexicana que recién realizó un crucero por Alaska a bordo de Holland America Line.
Durante siete días, narra la viajera, disfrutaron de conferencias antes de llegar a los puertos, comida exquisita y entretenimiento a bordo, además de avistar ballenas jorobadas, leones marinos, pelícanos y admirar glaciares.
De acuerdo con Prieto, la baja en el promedio de edad de los cruceristas (actualmente los mexicanos a bordo de Celebrity Cruises o Royal Caribbean tienen entre 30 y 40 años; y los de Seabourn o Silversea unos 50) responde al crecimiento de la industria y su diversificación.
“Habiendo esta cantidad de oferta baja el costo y empieza a hacerse más accesible a las personas más jóvenes”, apunta la .
Tan sólo para este año, la CLIA reporta el estreno de 27 barcos, entre ellos Symphony of the Seas, de Royal Caribbean, que hizo su viaje inaugural en abril y es la embarcación de pasajeros con mayor capacidad en el mundo (6 mil 680).

¡Leven anclas!
Al planear tu travesía, toma en cuenta:
– Para encontrar la cabina deseada reserva con al menos seis meses de anticipación; un año es ideal.
– Reserva a través de una agencia de viajes que te ayude a elegir el crucero perfecto de acuerdo con tus intereses y te respalde en caso de contratiempos.
– Si viajas en solitario, busca navieras que tengan actividades especiales, cabinas estudio o tarifas con descuento.
– En el Caribe hay cruceros todo el año, pero son muy populares en diciembre, sobre todo para Año Nuevo.
– Invierno es la mejor temporada para hacer cruceros por Sudamérica, la Antártida, destinos de Asia y Australia.
– De mayo a octubre se recomienda navegar por Alaska, el Báltico, Islandia, las Islas Británicas y el Mediterráneo.
– De octubre en adelante busca travesías por Medio Oriente (con escalas en Dubái, Haifa y Alejandría) o Norteamérica (de Boston a Montreal, por ejemplo).

¡Participa con tu opinión!