CDMX.- Cuando los créditos finales del capítulo 13, el último de “Luis Miguel, la Serie”, aparezcan en pantalla, el público estará devastado por lo que acaba de ver, prometió Daniel Krauze guionista principal de la producción.
“Está creado para romper el corazón y al mismo tiempo vaciar al espectador.
“Esas dos cosas va a dejar ese capítulo. Si has seguido la serie, te va a romper la madre, pero no te va a frustrar”, aseguró en charla telefónica desde Los Ángeles.
Hijo del historiador Enrique Krauze, novelista, crítico de cine y fan él mismo de “El Sol”, Daniel consideró que el fenómeno en que se ha convertido la serie obedece a varios factores.
Uno, a que por fin el espectador ve más allá del cascarón de un ídolo por naturaleza hermético y encuentra drama, conflictos paternofiliales, el enigma de una madre desaparecida junto con múltiples desamores.
“También al carácter nostálgico de la serie. A semanas de las elecciones… hay algo agradable en agarrar una máquina del tiempo de 50 minutos y transportarte al Acapulco de los 80 a escuchar a Luis Miguel cantando «La Incondicional».
“La serie actúa como una especie de escape a otra época en la que había problemas pero no narcomantas. Un país que era no sé si mejor, pero sí más sencillo de entender”, opinó.
Escritor de novelas como “Fallas de Origen”, Daniel descartó que detrás del proyecto protagonizado por Diego Boneta, se esconda una campaña de reposicionamiento de imagen de “El Sol” para apoyar su gira o su nuevo álbum.
“Trabajé en el proyecto, como guionista, casi un año. Y no recibí una sola nota de nadie que me dijera: «Oye, no, espérate tantito con esta trama, con este diálogo. Nos contrataron para que venda discos»”.
En el proceso de escritura, junto con otros guionistas, se lanzaron como referencias a la serie “The Crown” y películas como “Amadeus” y “El Padrino”.
“Con «Amadeus», pensábamos en Salieri como Luis Rey y Mozart como Luis Miguel. Éste, un tipo superdotado. Aquél, alguien que nunca tendrá un talento así.
“También pensábamos en «El Padrino I y II». Ya lo verán en los siguientes capítulos”.
Krauze valoró la investigación histórica que hizo el equipo de escritores, aunque resaltó que, a fin de cuentas, se trata de un producto que obedece ciertas convenciones.
“Yo diría, si quieres saber de la vida de la Reina Isabel II o de Winston Churchill, leas sus biografías, no te pongas a ver «The Crown». Creo que la televisión y el cine no se prestan para los datos, para la información rigurosa. Se prestan para el drama.
“Nada de esto implica que lo que ven esté jalado de los pelos. No es verdad. Nos volvimos expertos en Luis Miguel”.
De manera oficial, dijo, aún no está autorizada la segunda temporada, y mucho menos está él escribiendo nuevos episodios.
Pero sí avizoró un severo problema para el nuevo arco dramático.
“Sin Luis Rey, ese antagónico, ¿cuál será la fuerza opositora, el motor narrativo?”
(Mario Abner Colina/Agencia Reforma)

ASÍ LO DIJO
“Yo no sé si vuelva a vivir un momento así, no sé si vuelva a escribir nunca nada que tenga el impacto que ha tenido Luis Miguel. En una de esas, estoy viviendo el mejor momento de mi carrera como escritor de series”.
Daniel Krauze, guionista

¡Participa con tu opinión!