Ante las altas temperaturas que se registran en la entidad, deben redoblarse esfuerzos para el cuidado de las plantas, aseguró María Guadalupe Castorena Esparza, presidenta del Colegio de Biólogos, esto, porque el calor extremo puede tener como consecuencia afectaciones en la vegetación, ya que algunas plantas son propensas a deshidratarse por la falta de riego o al estar expuestas por tiempos prolongados a los rayos del sol.

Por ello, dijo que aquellas personas que tienen jardín o huertos en su casa deben adoptar las debidas precauciones, pues ya sean plantas de sol o de sombra, no se recomienda que se expongan durante todo el día a los fuertes rayos solares, ya que uno de los principales riesgos es que se deshidraten y se marchiten.

Castorena Esparza dijo que para evitar estas afectaciones, las plantas deben regarse al menos una vez al día, de preferencia por la mañana o por la noche, pues hay menos evaporación a esas horas, sin embargo, es necesario estar al pendiente de ellas, pues a causa de las altas temperaturas el agua de riego se absorbe rápido, por lo cual habrá plantas que necesiten recursos hídricos hasta en dos ocasiones.

Señaló que si en esta época del año llegan a presentarse algunas precipitaciones pluviales, lo ideal sería que las personas almacenen un poco de estos recursos hídricos para regar sus jardines y huertos, pues es un agua que contiene más nutrientes, como altos niveles de hidrógeno.

Por último, la presidenta del Colegio de Biólogos hizo un llamado a la población a cuidar las plantas que tengan dentro y fuera de sus hogares, incluso aquellas que se les conoce como “hierba mala”, pues la vegetación permite que la temperatura descienda, aunque de parte de las autoridades y de algunos sectores de la sociedad hay una falta de conciencia al respecto, y se ha autorizado el derribo de árboles para dar pie a nuevas construcciones.