En el limbo se encuentran los operadores del transporte público, ante la indefinición por parte de ATUSA sobre la modernización del sistema. El dirigente del Sindicato de Choferes, Roberto Mora Márquez, lamentó que los concesionarios hagan caso omiso de la Ley de Movilidad y los problemas en el transporte siguen sin tener solución, por lo que pidió a las autoridades poner cartas en el asunto cuanto antes.
En entrevista con El Heraldo, el líder de los choferes de camiones urbanos apuntó que la Ley de Movilidad es letra muerta para los concesionarios, ya que a pesar de estar en función no se aplica. “Ellos se la pasan por el arco del triunfo. Yo veo esto muy lento y cada día que pasa hay mayores problemas en el transporte”.
Afirmó que esta situación sigue provocando el desánimo de muchos choferes ante la incertidumbre en cuanto a su situación laboral de cuándo serán creadas las empresas de transporte, por lo que el déficit de operadores oscila entre 350 a 400 personas. “Algunos se salieron hace tiempo y ya no regresaron, más los que se están saliendo en la actualidad. Es raro el que regresa y quien lo hace, es porque se le cerraron las puertas afuera y vienen por necesidad y por hambre”.
Otra problemática es la condición de muchas unidades que están en pésimo estado, tema recurrente de los últimos 10 o 15 años, donde a pesar de la promesa de que habrá cambio de camiones, éstos no se han visto a la fecha. Por lo anterior, hizo un atento llamado a las autoridades estatales para que pongan cartas en el asunto, “que no nos vean la cara de tontos porque están pasando los días, los meses y los años y seguimos totalmente igual, dándonos atole con el dedo. Se necesita mano firme con ATUSA, es un sí o sí y se acabó, no hay marcha atrás, así de sencillo”, finalizó.