Por Rubén Torres Cruz

Fue un 20 de julio de 1969, cuando el hombre logró dar el «gran paso para la humanidad» al tocar la Luna por primera vez. Hace ya 50 años, El Heraldo de Aguascalientes informaba que los astronautas Neil Armstrong y Edwin Aldrin, descendieron del Apolo 11, permaneciendo dos horas y diez minutos en la superficie lunar. Un tercer protagonista, de nombre Michael Collins, mantenía en órbita circunlunar el módulo «Columbia», a 111 kilómetros de altura.

Armstrong, ingeniero civil de 38 años de edad fue el primer hombre en posar sus pies en la faz del satélite de la Tierra. Descendió de una pequeña escalera de nuevo peldaños hacia la superficie jamás antes visitada, abrió una compuerta permitiendo que una cámara de televisión comenzara a transmitir a la tierra las primeras imágenes de la misión, que era seguida en todo el mundo.

A pesar de que la imagen en los monitores no era del todo clara, dejó ver como la pata del «Águila» estaba firme, para posteriormente observar el pie del astronauta.

Tras ensayar los primeros movimientos en la luna, Armstrong expresó: «no habrá dificultades para desplazarse aquí«. Acto seguido, Aldrin -un coronel de la Fuerza Aérea, de 39 años de edad- descendió de la nave hasta incorporarse con su compañero. Los astronautas que saltaron de la nave como canguros, realizaron experimentos científicos, recogieron muestras del terreno lunar e izaron la bandera de los Estados Unidos, inmortalizando la frase: «Un pequeño paso para el hombre, un gran salto para la humanidad«.

El entonces presidente de los Estados Unidos, Richard N. Nixon, sostuvo una conversación telefónica con los astronautas, a través de una distancia cercana a los 400 mil kilómetros, donde expresaba su júbilo por la hazaña conseguida.Tras permanecer en la luna por espacio de 130 minutos, finalmente Armstrong y Aldrin, regresaron al modulo «Águila», para retornar a la tierra, finalizando la misión el 24 de julio, en aguas del Océano Pacífico.