Por Rubén Torres Cruz

A 28 años del eclipse solar que en su momento fue considerado como el más espectacular del siglo XX, recordamos como se vivió ese día; El fenómeno natural inició el 11 de julio de 1991 en las islas de Hawai, cruzando parte del Pacífico.

El eclipse que ocasionó la oscuridad de manera gradual conforme avanzaba por territorio mexicano, tuvo una duración total de 6 minutos y 54 segundos en algunas partes del país.

Entró al territorio mexicano por Baja California Sur, a las 11 horas con 44 minutos. Para el caso de Aguascalientes, el eclipse se pudo observar alrededor de las 13:13 horas.

Un mes antes del fenómeno, el gobierno mexicano formó la Comisión Intersecretarial para el Eclipse 1991, la cual se encargó de informar a la población las formas de observar el eclipse, dados los numerosos mitos alrededor del evento. Incluso, hubo personas que ante el temor, se refugiaron en sus hogares, siguiendo el eclipse por la transmisión de televisión.

Instituciones de ciencias, de salud y la Secretaría de Educación Pública, distribuyeron diferentes tipos de trípticos, explicando a la población las medidas de seguridad que debían tomar para observar sin riesgo el eclipse, hasta la forma en que podía ser fotografiado. Durante los días anteriores al fenómeno, todo quería explicarse a través del eclipse. Había gente que hablaba del ‘fin del mundo’ y hasta de lo ‘peligroso que podía ser para las mujeres embarazadas’, todo sin fundamento científico.

El próximo eclipse total de sol que podrá ser visible desde territorio mexicano, ocurrirá en poco más de 4 años, el 14 de octubre de 2023 y podrá ser apreciado desde la península de Yucatán.