Hace algunos días, se llevó acabo la octogésima segunda Convención Bancaria en el bello puerto de Acapulco, Guerrero. Para esta edición en particular, los principales directivos de los 52 bancos que funcionan en el país, llegaban con positivos balances en sus ingresos, pero con la incertidumbre de la relación que se sostiene con el nuevo titular del Ejecutivo. Desde el comienzo de la actual administración, hemos visto como se generan relevantes desacuerdos entre los banqueros y el Gobierno, pasando desde la cancelación del NAICM hasta la iniciativa de ley que regularía las comisiones y cuotas bancarias.

A pesar de esto, la relación en la reunión fue de mucho respeto y elogios hacia ambas partes. La parte privada reconoció el trabajo realizado en vías de erradicar la costosa corrupción para el país, así como el gobierno avaló los cambios previstos en materia bancaria.

Además de todo el protocolo del lujoso programa, podemos rescatar tres temas que tomarán fuerza en el transcurso del año y debemos estar atentos a su desenvolvimiento.

El primero está relacionado con la nueva plataforma del Banco de México: Código Digital (CoDI). Este servicio de pagos móviles, tendrá un impacto positivo en nuestro país. CoDI tiene como principal objetivo mitigar el uso de efectivo y/o tarjetas bancarias, a través de facilitar los pagos en línea a cualquier persona que tenga una cuenta bancaria básica y un teléfono inteligente.

El funcionamiento es relativamente sencillo. Cuando el establecimiento comercial tome una solicitud de pago en forma de códigos QR que el teléfono del cliente detectará e identificará para enviar el pago víaWiFi o con otro código QR; el banco recibirá la petición de transferencia, la validará y la enviará vía SPEI.

México representaba un atraso en materia de cobros digitales, ya que las principales instituciones bancarias se rehusaban a implementarlos debido, del segundo tema en cuestión: las comisiones bancarias.

Estos cobros van a estar exentos de alguna comisión para el usuario, el cual será de los principales beneficiados. Esto puede ayudar al objetivo primordial en el que se busca que las excesivas comisiones bancarias se reduzcan.

En términos generales, en los primeros cuatro meses de administración, la banca muestra números efectivos. Según el último informe estadístico de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, las utilidades de los bancos que operan en el país, fueron de 16 mil 600 millones de pesos para el primer mes del año en curso, lo que representa un 24 por ciento superior a las del mismo mes del 2018.

El tema viene cuando se analiza que este incremento de utilidades está acompañado de una desaceleración en el otorgamiento de créditos y en la cartera. Si bien esta caída en la solicitud de empréstitos, está relacionada con la incertidumbre sobre el corto plazo tras el cambio de gobierno; no oculta el hecho que las comisiones y cuotas bancarias, que representan su principal ingreso, son exorbitantes.

La banca requiere continuar siendo competitiva ante una baja en sus comisiones, la cual incluye productos gratuitos y lograr una ampliación en su cobertura. Solo de esta forma, lo que nos lleva al tercer y último punto en cuestión, vamos a lograr una mayor inclusión financiera.

Pasan y pasan las ediciones de la convención bancaria y el tema de la inclusión financiera es un factor común en las mismas. El acceso de la población a los diversos servicios financieros a través de entidades formales, deja mucho que desear en nuestro país. Otro común denominador en los países en desarrollo.

Con base en la información de la plataforma de México, ¿Cómo vamos?, alrededor de 50 millones de adultos, no cuentan con una cuenta bancaria. Esto justifica los pocos niveles de ahorro e inversión que existen en nuestro país. Es inadmisible que los productos financieros informales continúen siendo las principales vías para el ahorro: 63% de la población utiliza mecanismos de ahorro informal mientras que el 70% obtiene créditos informales.

Los niveles de penetración crediticia tienen una correlación positiva con un mayor crecimiento económico; así lo demuestran los países desarrollados y en particular el caso de Brasil.

Resaltamos, como conclusión de la Convención Bancaria de este año, observar plataformas digitales que busquen homologar las posibilidades de la sociedad mexicana para inmiscuirse en el plano bancario.

Referencias:

 

 @GmrMunoz