Se calcula que en Aguascalientes son más de ocho mil los adultos mayores enfermos de Alzheimer, pero solamente la mitad de ellos están debidamente diagnosticados y nada más uno de cada cuatro recibe el tratamiento especializado que permita mejorar su calidad de vida, informó el especialista Santiago Ramírez Díaz Torre.

La mayoría son hombres y mujeres de sesenta y cinco años y más, con lamentables excepciones en personas de 45 a 50 años de edad que, por considerarse fuera del rango de incidencia, desestimaron sus eventuales olvidos, la repentina desorientación y su cambio de comportamiento, síntomas que después permitió confirmarles ser pacientes de este mal.

Durante la presentación del VI Foro Nacional sobre la Enfermedad de Alzheimer, “De la A a la Z” a efectuarse este viernes 29 de septiembre en la Universidad Autónoma de Aguascalientes, el especialista recriminó que pese a su profusa expansión en la última década, todavía hay quienes las “esconden” argumentando que hay mala memoria por edad o, peor aún, que se trata de demencia senil, misma que no existe.

Ramírez Díaz Torre recalcó también que el sector salud aún no tiene en su cuadro básico los medicamentos que son necesarios para retardar la dependencia de los enfermos y que ayudan a prolongar su vida autónoma pues solamente el ISSSTE los brinda.

De tal manera que la mayoría debe comprarlos lo cual representa entre 400 y más de dos mil pesos mensuales por paciente, si bien el costo más alto en el cuidado del enfermo de Alzheimer es el indirecto, es decir, el que tiene que ver con el cuidado personal, su higiene, su observación permanente y el entorno inmediato.

En ese sentido, la presidenta de la Fundación Familiares de Alzheimer, Bertha Dora Quezada, dijo que ante un enfermo de Alzheimer, las familias suelen desintegrarse, los ingresos se agotan, la fuerza se desgasta y la presión aumenta, por lo que uno de los principales objetivos de la asociación que encabeza es cuidar al principal cuidador del enfermo.

En su oportunidad, el jefe del Departamento de Medicina de la UAA, Salvador Salazar Gama, recordó que aún no se conoce la causa de esta enfermedad irreversible y degenerativa que lleva a condiciones de dependencia extrema al enfermo respecto de su familia y de los servicios de salud, a veces por periodos que alcanzan entre 10 y 15 años.

 

¡Participa con tu opinión!