Paula Ruiz
Agencia Reforma

MONTERREY, N. L.- Luego de superar infartos de corazón y cerebrales que lo tuvieron al borde la muerte el año pasado, César Bono se mantiene de pie con el apoyo de un bastón, pero activo y trabajando. Aunque con dificultades para caminar, el actor de 69 años de edad retomó hace seis semanas la temporada del monólogo Defendiendo al Cavernícola.
«Me iba a morir el año pasado, tuve como ocho infartos, uno en el corazón y los otros en el cerebro», afirmó el actor, quien dijo que la única secuela que le dejaron fue en su movilidad, pero en general está bien”.
«Sí creo (que trabajar) es lo más sano para mi organismo y mi mente. Lo pensé mucho, no en el sentido de causar lástima, no era lo que me movía, en el sentido que lo viera el público como una falta de respeto ‘¡hombre! si no se puede mover adecuadamente que se quede en su casa hasta que esté mejor'». Sin embargo, durante las primeras funciones que ofreció en la Ciudad de México, recordó, la gente reaccionó muy bien a su trabajo.