Casos de depresión, angustia, soledad, déficit de atención así como conductas suicidas, son las principales causas de las consultas psicológicas otorgadas en las Unidades de Medicina Especializada (Unemes), así como en la clínica Cielo Claro.
Francisco Pedroza, director del área de Salud Mental y Adicciones de la Secretaría de Salud, precisó que en las Unemes, ubicadas en el municipio de la capital, en Jesús María, Rincón de Romos y en Calvillo, el nivel de atención es de 200 personas por día, mientras que en Cielo Claro, se reciben entre 120 a 150 niños y adolescentes, quienes requieren de algún tipo de apoyo especializado.
Si bien, Aguascalientes en los últimos años ha superado el promedio nacional en cuanto a autoinmolaciones, el sector salud continúa haciendo todo lo posible por combatir problemas de salud mental. Francisco Pedroza recomendó estar alerta con familiares y amigos, para detectar de manera oportuna cualquier cambio de conducta que pudiera significar tendencias suicidas.
“No todas las consultas otorgadas corresponden a cuestiones suicidas, obedecen a otros problemas de comportamiento, actualmente estamos atendiendo 700 personas anualmente con tendencia suicida, es decir que llegan a la clínica con algún tipo de crisis e ideación suicida”.
De acuerdo a datos otorgados por el sector salud, el 90% de los pacientes concluyen con sus terapias psicológicas, las cuales dependiendo de la gravedad de sus problemas, requieren desde los seis meses hasta poco más de un año de consultas. En lo que va del año, el número de atención telefónica 977 72 05 del programa Vive, ha otorgado 1,130 llamadas psicoterapéuticas, mientras que el número de emergencias 911 ha otorgado 1,500 llamadas de atención de crisis.
“Por ejemplo en ideación suicida estamos hablando de personas que quieren dormir mucho, o cambios bruscos de comportamiento, personas que no quieren salir de su casa, habitación, que incrementan el consumo de alcohol y droga. Nosotros conocemos a la gente que nos rodea, la conocemos muy bien, cuando hay cambios en el comportamiento que no nos cuadran como es la persona, eso es un foquito al que tenemos que poner mucha atención”, concluyó.