Ante las constantes quejas de la ciudadanía por la venta impune de artículos robados en casas de empeño, tianguis y chatarreras, los diputados sacan de la congeladora la iniciativa para que se castigue hasta con seis años de cárcel a quienes comercialicen objetos de procedencia ilícita.

A fin de inhibir los índices de delitos del fuero común que se registran en los últimos años, la diputada Martha Elisa González Estrada, presentó hace meses iniciativa de reforma al artículo 141 del Código Penal para el Estado, con el propósito de endurecer los castigos para quienes compren y vendan artículos robados.

Finalmente, la propuesta ya está en estudio; busca que quienes vendan objetos robados sean castigados con hasta seis años de prisión y hasta 400 UMA, además del pago total de la reparación de los daños y perjuicios ocasionados.

Para quienes compren o adquieran artículos de procedencia ilícita, sobre todo de objetos electrónicos, se les impondrán penas de 02 a 04 años de prisión y el pago de una multa económica de hasta 200 UMA.

De acuerdo a la legisladora, estas medidas sobre la modalidad de robo equiparado, se proponen tras un realizar un amplio estudio de las conductas ilícitas que afectan el patrimonio y tranquilidad de los ciudadanos.

Se busca contribuir con las autoridades, dándoles mayores herramientas legales para proceder contra quienes se dedican a estas actividades que están fuera de toda ley.

Se espera que en breve la Comisión de Justicia pueda dictaminar y la Comisión de Gobierno incluirla cuanto antes, en la agenda de alguna de las sesiones del periodo ordinario.

Como complemento de esta iniciativa, está el compromiso de las autoridades municipales de aplicar un programa de verificación en todos los tianguis, casas de empeño y chatarreras, para recuperar la mercancía robada, y ponerla a disposición de sus dueños.

¡Participa con tu opinión!