Al informar que la Dirección de Asuntos Internos recibe quinientas quejas anuales en contra de policías, el regidor independiente Mauricio González López adelantó que en un mes estará listo el Protocolo de Actuación de Uso de la Fuerza para los policías municipales, que es básicamente el mismo que el federal, pero adaptado a Aguascalientes, y se requerirán otros seis meses para capacitar a todos los elementos y así sepan cuidar los derechos humanos.

“Desde hace diez años funciona la Comisión de Normatividad y nunca han sacado un protocolo, sin embargo existen diversas recomendaciones de la Comisión Estatal de Derechos Humanos por el uso de la fuerza de policías, y esos elementos deben pasar por un procedimiento obligado denominado la regadera, que consiste en recibir atención psicológica, porque muchos sobrereaccionan por síndromes ‘burn out’, es decir de agotamiento por estrés laboral”.

Ante ello, dijo que trabaja fuerte junto con la Academia de Policía Municipal y con la Policía Ministerial y la CEDH para sacar adelante los protocolos de actuación y uso de la fuerza.

“Han ocurrido dos o tres sucesos de marchas o de gente inconforme y se han salido de control, y no precisamente por la Policía Municipal, pero el problema es que los elementos de ambas corporaciones junto con la estatal no conocen los protocolos”.

El presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Ayuntamiento de Aguascalientes precisó que la Academia de Policía será la responsable de capacitar a todos los elementos en el manejo y uso de la fuerza y en el tema de derechos humanos.

El regidor independiente Mauricio González detalló que se capacitará a los policías desde la manera en cómo acercarse a la persona, porque el uso de la fuerza no se limita a lo físico, también es lo verbal, para que no haya riesgos de violencia o de sucesos de muerte a civiles.

Agregó que la Comisión de Honor y Justicia no puede castigar a los policías en aspectos que nunca han sido formados, pero una vez que estén capacitados en el uso de la fuerza, sin duda se les sancionará, porque no pueden seguir fuera de control, ya que se reciben más quejas de abusos y robos por parte de los elementos de la corporación.

“Los malos policías se van de la corporación, aunque ciertamente se realizarán los procedimientos legales para darlos de baja con toda la ley a favor del Ayuntamiento capital”, concluyó.