Más de la mitad de los estudiantes de nuevo ingreso que se incorporaron a la Universidad Autónoma de Aguascalientes en el ciclo escolar 2017-2018, usan transporte público como principal medio para llegar a las aulas, lo que convierte a los urbanos en factor determinante para la asistencia y puntualidad académica.

Así lo revelan las estadísticas generadas por la institución, con base en la encuesta aplicada a los 4 mil 200 jóvenes que ingresaron al primer semestre de licenciatura o ingeniería en el año lectivo que recién concluyó, donde el 50.36%, es decir, 2 mil 115 alumnos, manifestaron depender del transporte urbano para llegar a clases.

El estudio de Nivel Socio-Económico 2017-2018, publicado por la UAA al cierre del año escolar referido, indica también que el auto familiar conducido por padres, madres u otro consanguíneo es el segundo modo más común de arribar a las instalaciones universitarias.

Éste, es el medio que acerca a la institución al 25.36% de ese grupo encuestado, es decir, un total de 1,065 jóvenes; en tanto que el 11.95% de los consultados en la encuesta, es decir, 502 estudiantes, llegan y se van de la Universidad caminando.

Del total de universitarios encuestados, el 9.14%, que significan 384 personas, informaron que cuentan con automóvil propio, lo cual implica un aumento significativo de las unidades que ingresan cada día a los estacionamientos de la UAA en sus diversas instalaciones.

El menor porcentaje llega a clases en bicicleta y en motocicleta, con el 2.17 y 1.02% respectivamente, que en conjunto suman apenas 134 jóvenes en uso de esos medios de transporte.

En el desglose de la información, el estudio en cuestión muestra que los alumnos que ingresaron el año pasado a las carreras de Contador Público y Enfermería son los que más usan el transporte público urbano, con 113 y 108 usuarios, respectivamente.

Mientras que donde se concentró el mayor numero de alumnos con automóvil propio fueron las de Derecho y Mercadotecnia, con 23 y 21 casos, respectivamente; el mayor número de alumnos que llegaron caminando a clases fueron los de Contador Público y los de Administración de Empresas, con 27 y 24 alumnos, respectivamente.