Ciudad de México.- En México, el 54.3% de las personas asegura tener un buen historial crediticio, el 26% no conoce su situación en el Buró de Crédito pero le interesa saber y el 13.3% sabe que tiene una mala calificación en su historial crediticio. Solo al 6.3% no le interesa saber cuál es su situación en el Buró de Crédito, de acuerdo con un sondeo realizado por la comparadora de servicios financieros Coru.com y la empresa de estudios de mercado Brad.Feebbo en septiembre de 2018.

Cuando una persona quiere solicitar una tarjeta de crédito o préstamo de cualquier tipo, es requisito contar con un buen historial crediticio ya que este documento indica a los bancos e instituciones de crédito cuál es el comportamiento de pago de la persona.

“Conocer el estatus o la calificación que tienes en tu historial crediticio es esencial para saber cómo te perciben las instituciones financieras y descifrar el estado de tus finanzas personales” asegura Bernardo Prum, director comercial de Coru.com.

Si vas a consultar tu historial crediticio debes tener a mano tus datos personales: nombre, dirección y RFC. En caso de tener algún crédito bancario o tarjeta crédito, es recomendable contar con esos datos a fin de agilizar el proceso de autenticación en el Buró o Círculo de Crédito, comparte Prum.

Sin embargo, el proceso no siempre es tan sencillo como parece. En ocasiones las personas no pueden visualizar su reporte crediticio por diversas razones.

La comparadora de servicios financieros Coru.com comparte las principales causas por las que los mexicanos no pueden acceder a su historial crediticio, entre las que destacan:

1. Errores a la hora de escribir los datos. Quizá por error se ingresan mal los datos personales en alguna letra o número; en ese caso las Sociedades de Información Crediticia (SIC) no podrán corroborar que la información ingresada concuerde con los datos que tienen.
2. No esté activo el historial crediticio. Si nunca has contratado ningún producto financiero (crédito bancario o tarjeta de crédito o departamental) o servicio de pago (como televisión de paga, plan de telefonía celular u otros), lo más seguro es que ninguna SIC tenga información recabada y por lo tanto no cuentes con ningún antecedente de pago que se tome en cuenta para iniciar tu historial crediticio.
3. Se ingresan abreviaciones en el nombre. Por formato, se debe ingresar el nombre y apellido completos y sin abreviaciones.
4. Se ingresa una dirección diferente a la registrada en las SIC. Si cambias de domicilio sin notificar a las SIC, la dirección actual no coincidirá con tu información y no podrás visualizar tu reporte.
5. Ingresar la numeración de la tarjeta de reposición. Si pierdes tu tarjeta de crédito, pides un plástico nuevo, y quieres verificar tu información autenticar con en éste, lo más seguro es que marque error. Ya que es la información de la primera tarjeta que te otorga el banco, la que tienen registradas las SIC.

Recuerda que por ley, toda persona tiene derecho a consultar su historial crediticio al menos una vez al año sin costo alguno.