Llama el Colegio de Economistas a la población a evitar la compra de bienes duraderos que puedan desequilibrar las finanzas familiares ante la volatilidad de la economía derivada por el COVID-19, señaló su presidente, Jael Pérez Sánchez, quien llamó a las autoridades federales y estatales a generar apoyos para aquellas personas que no tienen un ingreso seguro, así como a la solidaridad de los mexicanos en estos tiempos de crisis e incertidumbre.

Recomendó no hacer compras de refrigeradores, lavadoras, televisores, automóviles, ni aquello que implique un gasto diferente al acostumbrado sobre todo en cuanto a alimentos, ante la etapa de recesión y depresión económica que se está comenzando a vivir en lo global.

Asimismo, consideró que los bancos deberán hacer lo que Banorte y BBVA de diferir al menos 3, 4, 5 o 6 meses los pagos de tarjetas de crédito, hipotecas y demás; las casas de empeño también deberían hacerlo con el vencimiento de las letras y los renteros ayudar a la gente que tenga que pagar su renta, por lo menos cobrándoles la mitad.

“Es un llamado a la solidaridad de todos, que nos ayudemos entre sí, pero sobre todo a quienes estén en situación de vulnerabilidad. Reconocer que ante esta situación, todos perdemos, tanto los ricos y los pobres, pero más estos últimos”.

Pérez Sánchez recordó que en Aguascalientes el 46% de las personas económicamente activas se encuentran en el sector informal, por lo que es importante que los gobiernos busquen brindar ayuda para asegurarles algún tipo de ingreso mínimo indispensable a todas estas personas. “La gente tiene que comer y creo que tendrá que tener alguna clase de ayuda y va a depender mucho de la política pública de corto plazo, pues preocupa ese segmento de la población que no va a recibir ningún ingreso”.