Al informar que el cuarenta y cinco por ciento de los créditos hipotecarios son utilizados para adquirir una vivienda usada, debido a que se venden hasta 30% más bajo y representa una buena opción de inversión en bienes raíces, el subdelegado de la Condusef, Ignacio Villanueva Chávez, señaló que una de las razones de la reducción de los precios de las casas o departamentos son los remates inmobiliarios.

El funcionario mencionó que en el 55% de los créditos hipotecarios se prefiere destinarlos para una vivienda nueva.

Sin embargo, en la búsqueda de un departamento propio se descubre la existencia de uno en una zona bien ubicada y a un precio de ensueño, pues ese inmueble que se había cotizado por un millón de pesos ahora se encuentra en Internet hasta por 500 mil pesos.

Esa oferta que se acaba de encontrar puede ser una propiedad en proceso judicial, en la que un juez ordena su remate ante una demanda en contra de un deudor que no ha cumplido con sus obligaciones (pagos) y por ello, el inmueble se pone a la venta al mejor postor.

Explicó que el proceso del remate se hace frente a tribunales. Si un deudor no ha cumplido con los pagos solicitados por una hipoteca y además no tiene capital para hacerlo, la institución financiera o banco, embarga el inmueble y si se presenta discordancia en el valor del mismo, es un perito quien realiza un avalúo.

“Con el avalúo, se convoca a una audiencia donde se inscriben postores y quién ofrece más dinero por la propiedad es quien se queda con ella”.

Mediante la compra por remate inmobiliario existe la posibilidad de que el comprador se haga de una propiedad en esta zona hasta con un 50% menos del valor original.

Sin embargo, algunas de las desventajas al momento de adquirir una vivienda por remate, es el hecho de que al comprador le corresponde pagar todo el litigio, así como correr con los gastos de abogados y notarios que participan en el acto. Además, tendrá que poner al corriente los servicios e impuestos del inmueble que está adquiriendo.

Una última desventaja es que a pesar de que se podrá comprar a menor precio, no es posible pagarlo mediante crédito hipotecario, el total de la compra deberá hacerse al contado.