Estiman que más de 30 mil aguascalentenses viven en condiciones de pobreza extrema –lo que corresponde al 2.3% de la población estatal–, y un aproximado de 369 mil se encuentran en situación de pobreza –el 28.2%–; lo anterior, según el Informe anual sobre la situación de pobreza y rezago social 2018, divulgado el día de ayer por la Sedesol.

Ambos porcentajes son inferiores a la media nacional, que corresponden al 7.6% y 43.5%, respectivamente. Además, según las mediciones reportadas por la dependencia, la población que vive en condiciones de pobreza ha disminuido de manera sostenida en el ámbito estatal, pues en 2012 se encontraban en estas condiciones 467 mil aguascalentense, en 2014 el número se calculó en 442 mil, y el último reporte, de 369 mil pobres, corresponde a la última medición, hecha en 2016. Por lo anterior, el grado de rezago social en Aguascalientes se considera “muy bajo”.

Asimismo, según las mediciones de Sedesol, con la excepción del municipio capitalino y Rincón de Romos, en el resto de los ayuntamientos disminuyeron los indicadores de pobreza; no obstante, se reportó un ascenso en los niveles de hacinamiento en los espacios de vivienda en Asientos, Calvillo, Jesús María y Rincón de Romos –el municipio de Aguascalientes reportó un descenso en este indicador.

Del informe se desprende que Aguascalientes ocupa el segundo lugar a nivel nacional en cuanto al acceso a servicios básicos en la vivienda; cuarto en calidad de espacios en la vivienda, así como seguridad social; y quinto en acceso a la salud. El rubro peor calificado fue la población con ingresos inferiores a la línea de bienestar mínimo, pues el 9.6% de los aguascalentenses tienen ingresos por debajo de este parámetro, ubicándose como la entidad número 11 en este rubro.

Para concluir, el reporte señala que el periodo 2010-2016 se observa que el mayor avance en puntos porcentuales se dio en el indicador de carencia por acceso a la Seguridad Social, el cual pasó de 49.3% a 40.4%, lo que representa una reducción de 8.8 puntos porcentuales. El segundo indicador con mejor desempeño es la carencia por acceso a los Servicios de Salud, que cayó de 19.7% en 2010 a 12.1% en 2016, lo que representa un decremento de 7.6 puntos porcentuales. Otro avance importante se aprecia en la población con ingreso inferior a la línea de bienestar, que pasó de 46.2% a 38.8%, lo que implica una disminución de 7.4 puntos porcentuales.