Al informar que cuando menos treinta ex choferes se encuentran en un padrón de personal no apto para el servicio de transporte colectivo urbano, el vocero de ATUSA, Manuel de la Cruz Ricalde, llamó a la ciudadanía a presentar sus quejas contra los operadores que incumplen con sus obligaciones, porque el reto es acceder a personal capacitado y sancionar a quienes no respetan el orden.
De modo natural se movilizan hasta 270 mil usuarios diarios, aunque en temporada de vacaciones se reduce esa afluencia en un 35%, sin embargo la atención pertinente es una constante porque en cada una de las 48 rutas se conocen a las personas que abordan a las unidades de manera regular.
El vocero de la Alianza de Transportistas Urbanos y Suburbanos de Aguascalientes mencionó que hoy en día se necesitan cuando menos 50 nuevos choferes para atender las exigencias de los usuarios en Aguascalientes.
Asimismo, indicó que los 750 choferes que existen en el transporte público urbano se encuentran en una permanente observación, y si alguno incumple con las leyes o las instrucciones de los concesionarios, se les sanciona de acuerdo a la falta, porque ya no es tiempo de aguantar más críticas ni quejas, sino de actuar con oportunidad.
“En este momento se cuenta con un padrón vehicular de 700 unidades y para mejorar el servicio y reducir jornadas de trabajo a los operadores actuales, se necesitan cuando menos 50 o 60 nuevos choferes. Y precisamente aquí se tiene un enorme reto para conseguir este personal que es demandado en diversos sectores del transporte”, indicó.
Por otro lado, Manuel de la Cruz señaló que la mejora de los paraderos de autobuses resulta muy positiva, sin embargo es lamentable el vandalismo que ocurre entorno a ellos, porque el beneficio que se quiere ofrecer a la ciudadanía usuaria sencillamente se merma, la posibilidad de protegerse del sol o de la lluvia, o bien acceder del servicio de Internet vía WiFi.
Hoy en día existen 48 rutas en el municipio de Aguascalientes, pero los paraderos especiales sólo se encuentran en algunas avenidas principales y anillos de circulación, y no existen en las colonias por la poca rentabilidad que representan para las empresas concesionarias vía publicidad.
“Todos los paraderos de autobús deberían contar con infraestructura de protección al usuario, sin embargo, representa una inversión cuantiosa y por ahora inviable”, apuntó finalmente.