Estamos a unos cuantos días de iniciar un nuevo año, y como todo ciclo, es la oportunidad de reflexionar y hacer un balance de lo que nos deja el año que concluye; teniendo el resultado, lo siguiente es establecernos objetivos y metas que tengan líneas de acción para llevarlas a cabo y obtener el resultado deseado. Cada uno de los ciudadanos que habitamos este país, tenemos una obligación cívica de hacer dicho balance en cuanto a la situación política de nuestra República, además de buscar lo que está en nuestras manos, a fin de poder cambiar y mejorar las cosas.

La mayoría coincidirá que este 2014 fue un año difícil, complicado y crítico, el precio del petróleo cae, la gasolina y por ende la inflación, suben, el peso se devalúa, la Bolsa de Valores se deprecia, las reservas internacionales bajan, la insensible clase política sigue manteniéndose del erario y derrochando nuestros recursos; de los escándalos políticos ningún partido se salva, tragedias como la de Iguala y Tlatlaya nos horrorizan, la inseguridad nos asfixia y la corrupción sigue percudiendo al servicio público; de lo anterior todos los partidos, por acción u omisión, en mayor o menor medida, han contribuido; pocos, poquísimos políticos se salvan.

Usted, amable lector, podrá agregar o quitar elementos para realizar el balance, la realidad es que en 2015 podemos tener un punto de inflexión, el próximo año se renueva la Cámara de Diputados y es oportunidad de ejercer la herramienta ciudadana de votar; sé que la desconfianza y el hartazgo generan poco entusiasmo ciudadano por las votaciones intermedias, pero es necesario participar para dar un mensaje, ¡su mensaje!

La actual legislatura de la Cámara de Diputados tiene la siguiente composición: 213 legisladores del PRI, 114 del PAN, 98 del PRD, 28 PVEM, 14 Convergencia, 12 PT, 10 Nueva Alianza y 15 de la reciente fracción creada por MORENA. Las anteriores cifras nos dicen los siguiente: que los miembros de los partidos que apoyaron a Peña Nieto suman 241 (PRI+PVEM), que los legisladores de los partidos que provocaron el Pacto por México son 425 (PRI+PAN+PRD).

Pero en esta elección del 2015 hay dos elementos nuevos, el primero es que surgen tres nuevos partidos: MORENA, Partido Humanista y Encuentro Social; y el segundo, las candidaturas independientes, que, cabe hacer la acotación, el día de ayer se cerraba el registro para aspirantes. Lamentablemente, habría un tercer elemento, que el ciudadano no podrá hacer uso de él en 2015: la consulta ciudadana, debido a la displicencia de los partidos al tomar las consultas como mero mecanismo recolector de votos, y dicha displicencia generó motivos para que la Suprema Corte de Justicia no avalara ningún tema propuesto.

Albert Einstein decía: “Una locura es hacer la misma cosa una y otra vez, esperando obtener resultados diferentes. Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo.”

Esta frase ejemplifica perfectamente el reto que tenemos en el 2015, no esperemos resultados distintos si cívica y electoralmente hacemos lo mismo.