Estimado lector, arrancamos el año 2015 con nuevas ilusiones, renovados propósitos y un ímpetu diferente. Mis mejores deseos para Usted y su apreciable familia. Espero seguir contando con su compañía durante todo el año que recién comienza.

Nuestro país transita por un camino complicado e incierto, por el cúmulo de acontecimientos ya conocidos por todos y que han provocado un entorno de inestabilidad social y política muy aguda, a lo que hay que agregarle el componente económico que, por los diferentes indicadores observados en las últimas semanas, ponen a México en una situación delicada. Más allá de todo ello, que es lo que más le ocupa y preocupa a los mexicanos, no debemos dejar a un lado que el año 2015 es un año electoral.

En efecto, este año habrá proceso electoral federal y con él se renovarán las 500 curules de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, 300 electos por mayoría relativa y 200 por el principio de representación electoral. Adicionalmente, habrá comicios en 16 entidades federativas y particularmente en 9 de ellas se habrán de elegir nuevos Gobernadores, tal es el caso de los Estados de Campeche, Colima, Michoacán, Nuevo León, Querétaro y San Luis Potosí, actualmente con mandatarios de extracción priísta, Baja California Sur y Sonora, hoy en día con autoridades estatales emanadas del PAN, y finalmente Guerrero, originalmente con un gobernante de procedencia perredista y hoy en día con un Gobernador interino nombrado por el Congreso de aquel Estado.

Hay que tomar en cuenta que, al final del día, no se celebrará ninguna consulta ciudadana, toda vez que la Suprema Corte de Justicia de la Nación rechazó las cuatro consultas propuestas por el PAN, PRI, PRD y MORENA, así que habremos de esperar tres años para ejercer este mecanismo democrático de participación ciudadana. Dentro de la agenda política 2015 del Instituto Nacional Electoral (INE), las campañas electorales comenzarán el domingo 5 de abril y concluirán el miércoles 3 de junio, es decir, 60 días de intenso proselitismo en todo el país. Finalmente, el domingo 7 de junio se llevará a cabo la jornada electoral.

¿Qué podemos esperar de esta elección? Sin ser mago ni adivino, por principio de cuentas, debemos terminar con uno de los índices de participación electoral más bajos de nuestra historia, si no es que el más bajo, por diversos factores muy puntuales: Es una elección intermedia, es decir, sólo se habrán de elegir Diputados Federales, lo cual tradicionalmente genera un bajo interés por parte de la población. A ello, habrá que sumarle el notorio descrédito en que se encuentra la clase política y particularmente los partidos políticos, además de las condiciones socioeconómicas del país que no invitan a los ciudadanos a interesarse e involucrarse en los asuntos públicos de la Nación. Todos estos elementos provocarán que mucha gente definitivamente no salga a votar el 7 de junio, desafortunadamente.

En cuanto a las opciones políticas, habrá que comentar lo siguiente: El PRI, partido en el poder, buscará mantener la mayoría y el control en la Cámara Baja, sin embargo, el desgaste político intenso que ha sufrido el Presidente Peña Nieto y su gobierno en los últimos meses no abona a favor de su causa partidista. El PRD también viene “cuesta arriba” debido a su responsabilidad directa en el caso Ayotzinapa y la desbandada de un buen grupo de sus militantes, empezando por el Ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, pilar y fundador del partido. El PAN es quien, en un primer plano, pareciera estar en una mejor posición política para hacerse de un mayor número de espacios en la Cámara, superando los 114 Diputados que tiene en estos momentos, muy a pesar de sus escándalos de “moches” y “bailarinas”. Los demás partidos buscarán mantener el registro, empezando por MORENA, partido de reciente creación y franquicia de Andrés Manuel López Obrador, instituto político que en las encuestas aparece con un buen nivel de aceptación. Al PVEM le favorecerá, una vez más, su alianza parcial con el PRI y será interesante ver cómo se reagrupa el PANAL con su actual orfandad.

En lo que corresponde a Aguascalientes, como ya estamos acostumbrados, sólo representamos el 1% del padrón electoral nacional y, por ende, sólo nos toca votar por tres Diputados Federales que representan el 1% de los electos a nivel federal por el principio de mayoría relativa, más los que pudieran arribar a la Cámara por la vía plurinominal. El distrito 01 está integrado por los 10 Municipios del interior del Estado y actualmente su Diputado proviene de las filas del PRI, mientras que los distritos 02 y 03 se ubican en el Municipio capital y sus dos representantes populares militan en el PAN.

Finalmente y sin salirnos del caso Aguascalientes, antes del 31 de enero, el Congreso del Estado está obligado a expedir un nuevo Código Electoral local, producto de las recientes reformas a las Constituciones federal y estatal. Asimismo, antes de que inicie el proceso electoral local 2015-2016, mediante el cual habrá de elegirse un nuevo Gobernador, así como renovar el Poder Legislativo estatal y los 11 Ayuntamientos del Estado, deberá quedar integrado el Consejo General del Instituto Estatal Electoral y el Tribunal Electoral del Estado. En el primer caso, con Consejeros designados por el Consejo General del INE y, en el segundo caso, con Magistrados nombrados por el Pleno de la Cámara de Senadores.

Como es costumbre, agradezco el favor de su lectura y atención. Lo espero, una vez más, el próximo sábado.

Correo electrónico: carlosromo38@hotmail.com

Twitter: @josecarlos_romo

¡Participa con tu opinión!