La CASA DIF es una valiosa alternativa para los menores de edad que son abandonados por sus padres o que son retirados de los mismos, por representar un riesgo físico y emocional para ellos. Una vez que los padres o algún familiar pierden la patria potestad, los niños y niñas están en posibilidades de ser adoptados.
Hay muchas parejas que buscan la adopción como alternativa para formar una familia, pero lamentablemente buscan recién nacidos o con escasos años, negándoles la oportunidad a quienes tienen más edad y no pierden la esperanza de ser adoptados; recientemente se dio un caso de una pareja que eligió a una niña de siete años, los cuales ahora son muy felices, ya que ambas partes se complementaron.
Actualmente hay 20 menores de 9 a 17 años de edad, con su situación jurídica resuelta para poder ser adoptados, por lo que usted, estimado lector y lectora, si han pensado en la adopción, no hay que esperar más, denle la oportunidad a los huéspedes de la CASA DIF, que esperan integrarse a una familia, para dar y recibir el amor que han contenido.

HOGAR DE 96. Por ahora se da alojamiento a 96 infantes, de los cuales ninguno se encuentra en estado de orfandad, sólo el 1% está en abandono y el resto, son llevados voluntariamente por alguno de sus familiares, es decir que el 94% de los albergados, están en situación de riesgo con sus padres, pero tienen la posibilidad de reintegrarse a su núcleo familiar; y el 5% restante fueron remitidos por la autoridad competente, derivado de un procedimiento judicial que llevan a cabo sus padres, pretendiendo obtener la custodia, en algunos casos.
El procurador de Protección de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, Jaime Díaz Esparza, informó que las edades más solicitadas dentro de los procesos de adopción son las de cero a tres años, sin embargo, a partir del año 2017 se fortaleció el programa Creando Lazos, enfocado a concientizar a las parejas para que adopten a mayores de siete años. De los 29 procesos de adopción iniciados en el año 2017, el 42.85% fueron de infantes mayores de siete años.

HASTA LOS 18. Los menores permanecen bajo el cuidado institucional hasta su mayoría de edad. Durante su permanencia en este sitio, se les dota de las herramientas y habilidades necesarias para que puedan enfrentarse a la vida y se valgan por sí mismos; se les brinda instrucción escolar, así como capacitación en diversas áreas, que les permiten salir adelante.
Mientras están bajo el cuidado del Estado, continúa la investigación de la familia ampliada, procurando que ningún infante llegue hasta la mayoría de edad en una casa hogar. Tratándose de menores que cuenten con algún tipo de discapacidad, se les cambia a centros de asistencia social especializados para continuar atendiéndolos con base en sus necesidades.

PASO A PASO. La primera etapa del proceso de adopción, es que los interesados ingresen a la lista de Registro de Familias Preadoptivas, en donde obtienen su certificado de idoneidad, en un plazo aproximado de seis meses.
Posteriormente tienen que cursar un taller, con duración de cuatro meses, llevándose a cabo una sesión por semana, además de los exámenes practicados por el área de psicología y trabajo social.
Este tiempo puede extenderse cuando en las valoraciones realizadas a los interesados en adoptar, se aprecia la necesidad de trabajar en algún aspecto emocional, proceso que determina el psicólogo.
El tiempo que más ha tardado una persona en dar de alta de ese proceso terapéutico han sido ocho meses; una vez que es presentada el alta, se realiza una nueva valoración para que pueda ser retomado el expediente y el Consejo Técnico de Tutelas, pueda emitir su opinión para el ingreso a la lista del registro de familias.
El menor tiempo para concretar una adopción es de seis meses y se puede alargar hasta un año dos meses.

PROCESO JUDICIAL. En cuanto al proceso judicial, el tiempo de duración puede oscilar de tres a cuatro meses aproximadamente; las principales trabas en los procesos de adopción es el rango de edad, ya que la mayoría de las personas solicitantes pide en adopción a muy pequeños; también contribuyen a la demora los procedimientos jurídicos que se inician para la pérdida de patria potestad, ya que los padres también disponen de recursos legales para defenderse y recuperar a sus hijos, como es la apelación y amparo, lo cual puede alargar el proceso desde los seis meses hasta los cuatro años.
Y es que hay padres de familia que pelean por conservar la custodia, aunque sus hijos estén en situación de riesgo.

Más información:
http://www.aguascalientes.gob.mx/DIF
Av. de los Maestros esquina Av. de la Convención Sur S/N Colonia España, Aguascalientes, Ags.
Tel. 910 2585