Lic. Josemaría León Lara Díaz Torre

España fue acariciada por la suerte en el año de 1492; siendo precisamente que, durante el transcurso de ese año, tres eventualidades, aislada la una de las otras, marcarían el comienzo de lo que por los siglos por venir se conocería en todo el orbe, como el Gran Imperio Español. Fue precisamente en aquel lejano 1492, cuando España pasó de ser un pueblo conquistado a un pueblo conquistador, además de tener la venia del sucesor de San Pedro, casualmente electo ese mismo año y siendo compatriota de los Reyes Católicos.

Entonces, América fue descubierta por España en 1492, año en que casualmente lograron independizarse del dominio moro (musulmán) que perduró en la península ibérica desde el Siglo VIII hasta el XV. Y aunque cada uno de estos acontecimientos no tiene una correlación directa, podríamos decir que hasta cierto punto se inspiran o aprovechan de la existencia de la otra.

La unificación de los reinos de Aragón y de Castilla, permitió que los españoles recobraran su libertad, reconociéndose dueños originarios de sus tierras y de su fe. Es por ello que se dice que la motivación que permitió la reconquista, fue la defensa al catolicismo, así como a sus fronteras. No por nada, las figuras de Isabel y Fernando permanecen siendo recordadas como los precursores de la grandeza de la corona española.

Casualmente, un navegante genovés llegaba a España después de haber sido rechazado su plan por el rey de Portugal; para demostrar su teoría que había una forma más rápida de llegar a la India, en vez de hacer todo el viaje costeando por África. En España estaban reorganizando su forma de vivir, y la competencia marítima-comercial con vecinos europeos comenzaba a tomar fuerza.

La reina Isabel creyó en Colón, dando su apoyo económico para que juntara los navíos y la tripulación necesaria para embarcarse en esa interesante y riesgosa empresa. El resto de la historia, ya la conocemos, Colón no llegó a la India, más descubrió un nuevo continente, precisamente el día de hoy, pero de hace 526 años.

Acto seguido, en ese mismo año en Roma, el cardenal Rodrigo de Borja es electo como sucesor de 214 del apóstol Pedro. Favoreciendo a los Reyes Católicos, a través de las “bulas alejandrinas”, documentos pontificios que otorgaban a España la autorización de conquistar el nuevo mundo, bajo la condición de evangelizar a los nativos de las tierras recién descubiertas.

En un solo año y sin saberlo, España abriría las puertas a un nuevo Mundo, cambiando a occidente para siempre. Hoy 12 de octubre, celebramos en Latino América el Día de la Raza y es en España el día de la Hispanidad, conmemoraciones que estricto sentido recuerdan lo mismo: el descubriendo de América, aunque cada quien con un tinte histórico-ideológico distinto. Por último, también se celebra a la Virgen del Pilar, aprovechando este espacio para felicitar a todas las “Pilares”, en especial a mi hija.