Ulises Reyes Esparza, director de Servicio Profesional Docente del IEA, informó que un total de 1,300 maestros del ciclo escolar 2017-2018 aceptaron el reto de ser acompañados con cursos de capacitación, de cara a su próxima evaluación de desempeño docente y de esta manera ayudarlos a acreditar este proceso.

Indicó que este año se evaluarán 1,500 maestros en su desempeño docente, donde más del 80% confiaron en la autoridad educativa local para inscribirse en los cursos de acompañamiento, los cuales se imparten en diferentes sedes en el estado como en el Crena y en la Normal Superior Federal de Aguascalientes, entre otros.

Los resultados de estos docentes estarán listos para el mes de enero del 2018. De los 19 mil maestros en el estado de Aguascalientes, sólo 1,500 fueron evaluados en el 2015, otros tantos lo aceptaron de modo voluntario en el 2016 y otros 1,500 se someterán este año, de tal manera que en total se habla de unos 3 mil evaluados desde la reforma educativa.

En el año 2015, Aguascalientes obtuvo el primer lugar en evaluación de desempeño, y en este año se logró también el primer lugar en este trámite para los maestros de segundo año, puesto que de 187 directivos evaluados, sólo cinco no lo acreditaron. Y de 606 maestros evaluados, cuatro no lo lograron.

Por otro lado, informó que ya inició la primera etapa de la evaluación de desempeño docente, que consiste en el informe de cumplimiento de responsabilidades y la elaboración del plan de intervención para los directores, el plan de acompañamiento para supervisores y el proyecto de enseñanza para docentes.

Los maestros se encuentran durante los meses de septiembre y octubre de este año en este proceso, donde el profesor es evaluado por su director, el director es evaluado por el supervisor escolar y el supervisor es evaluado por el jefe de sector o el departamento del nivel educativo que corresponda. Este informe de cumplimiento de responsabilidades es de diagnóstico, no tiene ponderación numérica que afecte o perjudique al docente, a fin de eliminar juicios de valor.

Este informe mide la puntualidad con que el profesor acude a sus clases, la regularidad con la que asiste, si participa o no en los consejos técnicos, si se involucra en los proyectos de la escuela o si lleva a cabo las comisiones que le encargan sus autoridades educativas.

La segunda etapa es el proyecto de intervención que consiste en una planeación de una clase por parte de un docente, o de un proyecto por parte de un director o supervisor llevado a la práctica, recabar las evidencias de los mismos, subirlas a una plataforma digital y argumentar lo que se hizo y los resultados obtenidos. Hasta el próximo tres de octubre, los maestros podrán subir ese proyecto a la plataforma correspondiente, concluyó.