La subsecretaria general de Gobierno, Claudia Ortega Valadez, recibió del Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred), la actualización de los Mapas de Riesgo por Inundación en el sur poniente de la ciudad capital, con lo que ahora se cuenta con una valiosa herramienta para la toma de decisiones en materia de protección civil y garantizar con ello la seguridad de las familias que habitan en esa zona.

Con esta información será posible analizar los riesgos y prever situaciones de contingencia en caso de una inundación en cuatro colonias del sur poniente de la ciudad: la Insurgentes, José López Portillo, Vicente Guerrero y España, mismas que fueron objeto de estudio, en virtud de que son las que han registrado mayor número de eventualidades de este tipo en los últimos seis años.

“Aguascalientes es la primera entidad en la que se desarrolla un trabajo de esta magnitud y que hoy es posible consultar incluso en el Atlas Nacional de Riesgos; será un instrumento clave para salvaguardar la integridad de la población, sus bienes y su entorno”.

La funcionario destacó que el que el resultado de este trabajo permitirá a la Coordinación Estatal de Protección Civil contar con información necesaria para elaborar planes de prevención de contingencias más certeros y eficaces en beneficio de las familias de Aguascalientes, particularmente de las que habitan en ese sector de la ciudad capital.

Por su parte, la subdirectora de Riesgos por Inundación del Cenapred, Lucía Guadalupe Matías Ramírez, luego de entregar la información digitalizada, dijo que la elaboración de los 37 Mapas de Riesgo se llevó poco más de un año de trabajo, en el que se contó con la colaboración de los tres niveles de Gobierno.

Esta herramienta se enfoca fundamentalmente en la prevención de riesgos por inundación, sin embargo también puede ser muy útil en los temas relacionados con la planeación urbana y el ordenamiento territorial, ya que contiene información acerca de las redes de drenaje superficial y subterráneo, ríos y corrientes de agua, así como la vulnerabilidad física de las viviendas.

Se realizó un análisis a detalle de cada una de las 13 mil 443 viviendas que existen en estas cuatro colonias, en el que se estableció una clasificación según el tipo de material con el que están construidos sus pisos, techos y muros, lo que a su vez permitió calcular el índice de riesgo que enfrenta cada uno de estos cuatro asentamientos ante una posible inundación.